Preguntas formuladas frecuentemente en la categoría de Adoración

1 Cuando se habla de la adoración, uno piensa en las oraciones y el ayuno. ¿Se limita la adoración sólo a las oraciones y el ayuno?

No. La adoración no consiste solamente en las oraciones diarias y el ayuno. Cada cosa, cada palabra, cada acto, cada intención y cada punto de vista que se adecúan a los mandatos de Al-lah son considerados como actos de adoración. El obedecer las órdenes de Al-lah y el evitar Sus prohibiciones son igualmente considerados actos de adoración. De este modo, es posible dividir los actos de adoración en dos:

1 – Los actos virtuosos. Son los que se realizan al cumplir las órdenes de Al-lah, como las oraciones diarias, el ayuno etc.

2 – Taqua. Significa evitar las cosas que Al-lah prohíbe, tales como el alcohol, el juego y la fornicación.

2 ¿Cuál es el concepto de servidumbre en el Islam?¿Qué significa servir (adorar) a Al-lah?

La servidumbre es un acto que organiza la relación entre el hombre y el Creador, Al-lah. De este modo, el hecho de que Al-lah es el Creador y de que el hombre ha sido creado queda enfatizado en el primer verso que fue revelado:

“¡Recita en el nombre de tu Señor, Que ha creado,ha creado al hombre de sangre coagulada!” (96:1-2).

El Corán llama la atención sobre esta relación en el primer verso que llama al hombre a servir a Al-lah:

“¡Hombres! Servid a vuestro Señor, Que os ha creado, a vosotros y a quienes os precedieron. Quizás, así, tengáis temor de Él.”(2:21).

Del verso anterior se desprende que la servidumbre es un deber de las criaturas, una expresión de agradecimiento al Creador y un acto sagrado que se realiza tanto con el cuerpo como con el espíritu.

Ahora presentaremos la realidad de la servidumbre en unas pocas expresiones:

La servidumbre se realiza de dos formas:la primera es la realizada en ausencia del Creador y sin dirigirse a Él. La segunda es la servidumbre realizada dirigiéndose a Él.

1. La servidumbre hecha en ausencia del Creador puede ser resumida como sigue:

a. La servidumbre: es confirmar la grandeza de Al-lah y aplaudir sus obras de arte. Consiste en contemplar los actos maravillosos del Creador que están presentes en todo el Universo, como son la creación, la administración, la disposición y el diseño de las cosas.

b.La servidumbre: es mirar las bellas obras de arte que son los reflejos de los bellos nombres de Al-lah, hablar sobre ellas y mostrarlas a los demás, y todo ello con el fin de extraer lecciones de las mismas.

c. La servidumbre:es evaluar la esencia de los bellos nombres de Al-lah, todos los cuales son tesoros espirituales, con la mente y apreciarlos con el corazón.

d. La servidumbre: es percibir, pensar y meditar sobre las páginas del universo, como un libro escrito por la pluma del poder y la sabiduría de Al-lah.

e.La servidumbre: es mirar a las obras de arte maravillosas y los ornamentos decorados que se ven en todo el Universo; es mirar la belleza espiritual y la perfección del Creador allí y conocerle de cerca, amarlo y respetarlo.

2. La servidumbre hecha en presencia del Creador y dirigiéndose a Él puede ser resumida de la manera siguiente:

a. La servidumbre:
es saber que uno está siempre en presencia de Al-lah y debe actuar de acuerdo a sus mandatos. Es alcanzar al hacedor a través del acto y alcanzar al artista a través del arte.

b. La servidumbre: es comprender que el Creador quiere ser conocido mediante el despliegue de Su arte maravilloso y milagroso, y responder a esta demanda mediante la creencia.

c. La servidumbre: es comprender que Al-lah, que es Ar Rahim (el Más Clemente), quiere ser amado dado que Él muestra los frutos de Su infinita misericordia. El creyente le muestra su amor y trata de hacerse amar por Él.

d. La servidumbre:  es comprender que Al-lah, que es generoso, concede a la gente bendiciones materiales y espirituales infinitas y atiende sus necesidades. A cambio, el hombre le presenta sus alabanzas y agradecimiento mediante sus palabras, acciones y actitudes, e incluso con todos sus átomos si puede.

e. La servidumbre: es decir “Subhanallah, Alhamdulillah, Allahu Akbar” para alabar los atributos de Yalal (Majestad) y Yamal (Belleza), cuyo reflejo es visto en todas partes, desde los átomos a las galaxias. Con este fin, permanecemos de pie, nos inclinamos y nos postramos en Su presencia.

Además, la servidumbre se divide en dos: los actos de adoración de tipo religioso, como el ayuno, las oraciones, el hayy o el zakat; y los servicios a los hombres produciendo todo tipo de tecnología que hace la vida más fácil. De este modo, la producción de coches, la construcción de barcos, carreteras y puentes y el establecimiento de fábricas que produzcan bienes son todos ellos considerados también actos de adoración. Es necesario que su propósito sea el de alcanzar la satisfacción de Al-lah y mostrar sinceridad en esto si uno pretente que su adoración sea válida.

3 ¿Cuáles son los beneficios de la adoración para el individuo y la comunidad?

1. Uno de los beneficios más importantes de la adoración es que hace que los decretos relativos al credo y la creencia se asienten en las mentes y los espíritus y permanezcan allí.

Como es sabido, el conocimiento se incrementa, se desarrolla y se fortalece a través de la práctica y la experiencia. Es difícil mantener el conocimiento que no es practicado y aplicado. Él no será tampoco muy útil para el ser humano. Lo mismo cabe decir sobre el conocimiento y los decretos relativos a la creencia y el credo. Éstos se fortalecen en el hombre únicamente a través de la oración. Cuando adoramos, cumplimos las órdenes de Al-lah y evitamos Sus prohibiciones y esto supone la puesta en práctica y la aplicación de la creencia.

El abandono de la adoración causa un efecto en la creencia de los seres humanos haciendo que ésta se debilite con el transcurso del tiempo. También tiene un impacto en el comportamiento humano y favorece la aparición de sentimientos negativos, malos hábitos y deseos dañinos. Esto lleva al hombre, a su vez, a cometer varios pecados y malas acciones. Así pues, la creencia y la adoración están estrechamente interrelacionadas. Podemos compararlas a una lámpara. La adoración sería como el cristal de esta lámpara que la protege para que el viento no apague la llama y hace incrementar la luz. Con respecto al papel de los actos de adoración como protectores de la creencia, el Profeta dijo: “La creencia es desnuda y su ropa es el taqua”. Taqua significa evitar las prohibiciones de Al-lah y mantenerse alejado del haram y los pecados. Hemos mencionado antes que esto forma parte de la adoración.

2. La adoración juega un papel importante en la organización de la vida de los individuos porque ella lleva a que los pensamientos se vuelvan hacia Dios Todopoderoso y que la magnificencia y grandeza de Al-lah se implanten en las mentes de las personas. Eso hace que una persona piense en agradar a Al-lah en todo lo que haga y en obedecer las órdenes y prohibiciones divinas.

De este modo, la vida personal de un individuo es organizada en base a los mandatos de la religión y es disciplinada tanto de forma material como espiritual.

3. La adoración juega un importante papel en unir a las personas y asegurar la paz y la armonía en la comunidad. El adorar volviéndose hacia la misma qiblah establece un vínculo de lealtad inquebrantable y una relación interminable entre los musulmanes. Esta lealtad y esta relación crean una fraternidad sólida y un sentimiento de amor y sincera amistad.

De este modo, la vida en la comunidad se convierte en pacífica y tranquila y se alcanzan el desarrollo material y espiritual.

4. La adoración tiene un efecto en la esfera moral y espiritual del hombre.

Un creyente que cumple los actos de adoración se convierte en alguien pacífico y agradable.

Él se vuelve también fuerte espiritualmente. Él vive en paz y felicidad durante toda su vida con la psicología de una personas que cumple con su deber.

Él no se sentirá estresado, aburrido o decepcionado. Tampoco se sentirá deprimido y desesperanzado cuando haga frente a obstáculos, dificultades e imposibilidades. No perderá su resistencia y confianza. El mundo interior de una persona que lleva a cabo sus actos de adoración es estable. Los conflictos de tipo psicológico, las controversias y conflictos no le hacen mella.

5. La oración es el mayor medio para lograr la perfección y la maduración personal.

Como es sabido, el hombre es un ser pequeño y débil en lo que respecta a su cuerpo. Sin embargo, él posee un espíritu elevado y un gran talento. Sus inclinaciones y deseos alcanzan la eternidad; sus sentimientos no fueron delimitados cuando él fue creado.

Lo que eleva y amplía el espíritu del hombre que posee tal naturaleza es la adoración.

Lo que desarrolla sus habilidades y talentos es la adoración.

Lo que eleva sus inclinaciones y deseos es la adoración.

Lo que realiza sus ambiciones y lo que renueva sus esperanzas es la adoración.

Lo que asegura los pensamientos correctos y el razonamiento sano, por medio de disciplinar las ideas, es la adoración.

Lo que controla los sentimientos y emociones, lo que salva al hombre del extremismo y el exceso es la adoración.

En resumen, lo que hace que el hombre alcance la perfección y la madurez ética y espiritual es la adoración.

4 ¿Qué significa la adoración? ¿Por qué adoramos?

La adoración significa cumplir las órdenes de Al-lah y mantenerse alejado de Sus prohibiciones, así como actuar de una forma que Le satisfaga. En lo que se refiere a la pregunta de por qué adoramos:

1) En primer lugar, nosotros adoramos porque ése es el propósito para el que fuimos creados. Al-lah nos creó, a los seres humanos, para que Le conociéramos y adoráramos.

Este asunto es descrito del siguiente modo en el Corán.

“No he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren” (51:56)

2) Como creyentes, adoramos a Al-lah para darle las gracias por los muchos dones que nos dio.

Nosotros agradecemos a alguien que nos da un pequeño obsequio varias veces. Así pues, si no mostráramos nuestro agradecimiento a Al-lah, que nos da muchos dones y bendiciones, adorándole seríamos muy desagradecidos. Nosotros intentamos cumplir con nuestra obligación de adorarle de forma diligente para evitar caer en esta ingratitud.

Dios nos creó de la nada, nos equipó con los sentimientos y órganos, creó todo lo que esos sentimientos y órganos necesitan y nos dio humanidad, creencia y guía junto con la vida.

Se declara en el Corán que las bendiciones de Dios son innumerables y es imposible contarlas:

"Si os pusierais a contar las gracias de Alá, no podríais enumerarlas. Al-lah es, en verdad, indulgente, misericordioso. (16:18).

Lo que necesitamos hacer para agradecer estas incontables benediciones es conocer y amar a Dios Todopoderoso, que es el propietario de estas bendiciones y dones, mostrar que Le amamos adorándole y darle nuestro agradecimiento y gratitud por las bendiciones que nos otorga.

3) De hecho, nuestra adoración y agradecimiento no son suficientes en absoluto para todas las bendiciones que nos ha dado en este mundo. Al-lah ha preparado bendiciones mayores para nosotros en el Paraíso si creemos en Él y Le adoramos, y nos ha prometido incontables dones allí. Estas bendiciones que A-lah nos ha prometido en el Paraíso se derivan de Su favor especial, Su gracia y Su generosidad. No nos han sido otorgadas a cambio de nuestra adoración y agradecimiento.

El Profeta explicó este tema de la siguiente forma:

“Tus actos (de adoración) no pueden llevarte al Paraíso. Mis actos no pueden llevarme al Paraíso tampoco. Eso sólo puede ser posible a través de la misericordia de Al-lah”.

5 ¿Cuáles son las condiciones para que la adoración sea aceptada por Al-lah?

Hay sólo una condición para que la adoración sea aceptada por Al-lah y es la sinceridad.

La sinceridad es como el espíritu de la adoración que es realizada. La adoración sin sinceridad carece de espiritu. Es sólo un formalismo. No tiene valor a los ojos de Al-lah.

La sinceridad en la adoración significa que esta última es realizada porque es una orden de Al-lah y un medio de alcanzar la satisfacción de Al-lah.

Badiuzzaman Said Nursi expresa esto de la manera siguiente:

“La adoración y la servidumbre a Al-lah proceden de la orden Divina y buscan el placer Divino. La razón de la adoración es la orden divina y su resultado es la satisfacción Divina. Sus frutos y beneficios serán recogidos en el Más Allá.”

Al igual que la sinceridad es vista como necesaria para intereses y beneficios mundanos, si ella desaparece, el acto de adoración se convertirá en inválido y no será aceptado por Al-lah.

En un hadiz, el Profeta habla del papel que juega la sinceridad en los actos de adoración de la manera siguiente:

“Indudablemente, Al-lah acepta los actos de adoración sólo cuando son realizados de una forma sincera por Su propia causa y buscando Su satisfacción”.