Preguntas formuladas frecuentemente en la categoría de Promesa - Sacrificio

1 ¿Qué significa el qurban (sacrificio de un animal)? ¿Por qué los musulmanes sacrifican animales? ¿Cuál es la sabiduría que hay detrás de este acto?

Qurban significa léxicamente “aproximación”. De este modo, el sacrificar un animal significa hacerlo como agradecimiento por los bienes que Al-lah nos ha otorgado con el fin de aproximarse a Él y alcanzar Su satisfacción y Su consentimiento.

Al-lah declara lo siguiente en la Sura Al Hayy: “Alá no presta atención a su carne ni a su sangre, sino a vuestro temor de Él.” (22:37).

De este modo, el propósito real del sacrificio del animal es cumplir la orden de Al-lah y mostrar que uno teme a Al-lah. Esto significa que nosotros podemos sacrificar incluso nuestras cosas más valiosas si Al-lah nos lo pide. Podemos incluso sacrificar nuestras vidas, como ocurrió con el Profeta Ibrahim (Abraham), que aceptó sacrificar a su hijo, Ismail (Ismael). En un sentido, el qurban significa que podemos eliminar el sentimiento de amor hacia las posesiones mundanas y sacrificarlo todo por la causa de Al-lah.

El propósito real del qurban es alcanzar la satisfacción de Al-lah y aproximarse a Él. Una persona que sacrifica un animal se aproxima a Al-lah y logra Su satisfacción a través del sacrificio. El sacrificio es también un ejemplo de solidaridad social. En general, los pobres comen la mayor parte de los animales que son sacrificados. Como se ha visto, la aproximación a Al-lah y la ayuda a los pobres constituyen la esencia de esta adoración. Con independencia de lo que el fiqh diga sobre él, el sacrificio ha ocupado un lugar importante durante siglos en nuestra vida religiosa como un tipo de adoración que se ha convertido en un símbolo y señal de las comunidades islámicas.

La religión del Islam busca hacer que el individuo alcance una sabiduría espiritual y las virtudes humanas. Esta superior característica del Islam se hace más aparente en los tipos de adoración financiera que tienen una dimensión social como el zakat, el hayy y el sacrificio. Estos tipos han existido desde los primeros días del Islam sin sufrir cambio alguno en sus principios generales. Ellos forman parte de la esencia de todas las comunidades islámicas y han sido transferidos a las nuevas generaciones.

La sabiduría de sacrificar animales

1- El Qurban significa algo a través del lo cual uno se aproxima a Al-lah. Como se desprende de la palabra sacrificio (qurban), ésta es una oportunidad para acercarse a Al-lah y obtener Su consentimiento. Lo siguiente es dicho en el Corán:

“Y hemos establecido un ritual para cada comunidad, a fin de que invoquen el nombre de Al-lah sobre las reses de que Él les ha proveído. Vuestro Dios es un Dios Uno. ¡Someteos, pues, a Él! ¡Y anuncia la buena nueva a los humildes (22:34).”

En ese verso se expresa que Al-lah Todopoderoso ordenó ese decreto con el fin de recordar a Sus siervos que Él es el poseedor de todos los animales y que Él los ofreció a los seres humanos como indicación de Su misericordia y gracia. Él hombre puede caer en el descuido y olvidar con el transcurso del tiempo que el propietario real de su posesión y riqueza es Al-lah el Altísimo, que le dio todas las posesiones como una gracia.

El hombre puede pensar que ha obtenido todas las cosas a través de su propio trabajo, conocimiento y habilidad, y él puede empezar a atribuirse a sí mismo las bendiciones divinas y asumir que él tiene un poder. Él puede sentirse vanidoso a este respecto. Sin embargo, la obligación del sacrificio le recuerda que todas las posesiones y bienes, los huertos y fincas, la riqueza y el dinero son dones que Al-lah le otorgó y que Al-lah es el verdadero dueño de los mismos. Él informa al hombre que nada puede tener sin Su permiso y voluntad. De este modo, el hombre se desprende de su arrogancia y se vuelve humilde. Comienza a comportarse como un siervo leal y trata de dar las gracias a Al-lah. Y ese compotamiento se convierte en una oportunidad para aproximarse a Al-lah y obtener Su satisfacción.
 
2- Al-lah no necesita el sacrificio ni todos los demás actos de adoración realizados por el hombre. Sin embargo, con el mandato del sacrificio, Al-lah prueba a Sus esclavos y mide su devoción y su atención hacia ese divino decreto. El Corán dice lo siguiente a ese respecto:

“Al-lah no presta atención a su carne ni a su sangre, sino a vuestro temor de Él. Así os los ha sujetado a vuestro servicio, para que ensalcéis a Alá por haberos dirigido. ¡Y anuncia la buena nueva a quienes hacen el bien!” (22:37)

Como se ve en este verso, la finalidad del sacrificio de los animales es la sinceridad, devoción y cercanía a Al-lah. Su propósito es recordar a Al-lah y las bendiciones que Él nos ha dado y lograr Su satisfacción. A menos que exista esa intención, no importa cuánta carne sea sacrificada ni sangre derramada porque ellas no tendrán valor ante Al-lah.

3 - El sacrificio es una oportunidad para recordar la salvación del Profeta Ismail (PB) como un favor de Al-lah, que impidió que fuera sacrificado. Al-lah, el Altísimo, probó al Profeta Abraham (PB) y le pidió que sacrificara a su propio hijo Ismael. Ambos, Abraham y su hijo Ismael (PB) cumplieron esa voluntad sinceramente. El Profeta Abraham echó a su hijo sobre su espalda y se dispuso a sacrificarlo degollándolo. Sin embargo, el cuchillo no cortó la garganta de Ismael. Esto fue porque la intención de Al-lah, el Altísimo, no era la de sacrificar a Ismael sino el mostrar e informar a los ángeles y a la gente que vendrá hasta el fin de los tiempos acerca de la sumisión y obediencia, devoción y generosidad. En lugar de Ismael, él envió a un carnero del Paraíso para ser sacrificado. De este modo, el sacrificio es una conmemoración de este gran y ejemplar evento.

4 - Cada año, miles de animales son sacrificados por los musulmanes. Esto es una expresión simbólica de que un musulmán puede sacrificar cualquier cosa con el fin de adorar a Al-lah, cumplir Sus mandatos y abandonar cualquier cosa que posea por Su causa.

5 - El mandato del sacrificio impuesto por el Islam es también una gran bendición y misericordia para la gente. Los pobres que tienen dificultades y no han podido comer carne durante un año pueden tener la oportunidad de conseguir mucha carne para comer con ocasión del Aid el Adha. De este modo, podemos ver el aspecto del Islam que realiza la justicia social.

2 ¿Es una brutalidad el sacrificar a los animales?

Es aceptado como brutalidad por parte de ciertos autores el sacrificio de algunos animales cortándoles la garganta con el propósito de llevar a cabo el deber religioso del sacrificio y un acto de adoración. Esto ha provocado algunas críticas contra la religión del Islam. Aquellos que expresan estos puntos de vista ignoran el siguiente hecho: la carne obtenida sacrificando los animales es una fuente valiosa de proteínas que es indispensable para los seres humanos. Eso es por lo que hoy en todo el mundo incontables animales son sacrificados en mataderos para la alimentación humana y como una básica fuente de nutrición.

No existe ninguna fuente que pueda reemplazar a la carne en el mundo. A este respecto, el oponerse a que los animales sean sacrificados y el considerarlo una brutalidad no sólo atenta contra el sentido común sino que es también algo irracional. Desde el primer momento de su existencia, los seres humanos han estado alimentándose de esta forma.

El ignorar este hecho y el plantear objeciones contra el sacrificio sólo porque es un deber religioso es una actitud ideológica. En realidad, la brutalidad real es matar a personas. Estas personas deberían intentar detener estos hechos si pueden. El intentar salvar los derechos de las personas que son sacrificadas en el mundo moderno es más relevante que el oponerse al sacrificio de unos animales que fueron creados como fuente de alimento para los seres humanos.