¿Cuál es el punto de vista del Islam sobre los juegos de azar?

The Answer

Dear Brother / Sister,

El juego de azar significa dar o tomar dinero o bienes con vistas a lograr algo y cuyo resultado final no es conocido. No importa el nombre que tenga, cualquier juego o apuesta que tiene esta característica y que es jugado en la esperanza de adquirir dinero o bienes es llamado juego de azar. La palabra “maysir” mencionada en el Corán se deriva de la palabra “yusr”, que significa facilidad, lo que indica que el dinero o los bienes son obtenidos o perdidos fácilmente en el juego.

El juego es una forma de obtener dinero inmerecido que hace al hombre olvidar a su Creador, le impide realizar las oraciones, le lleva a la pereza, elimina su capacidad de trabajar y causa rencor y enemistad entre la gente. Todas las formas de juego, que causan heridas irreparables a la vida individual y social, son haram en la religión del Islam.

Lo siguiente es manifestado por el Corán a este respecto:

“No os devoréis la hacienda injustamente unos a otros.”(2:188)

“¡Creyentes! El vino, el maysir, las piedras erectas y las flechas no son sino abominación y obra del Demonio. ¡Evitadlo, pues! Quizás, así, prosperéis. El Demonio quiere sólo crear hostilidad y odio entre vosotros valiéndose del vino y del maysir, e impediros que recordéis a Al-lah y hagáis la oración. ¿Os abstendréis, pues?”(5:90-91; Ibn Abidin Raddu'l Mukhtar, İstanbul 1307, V, p. 355; Hamdi Yazır, Hak Dini Kur'an Dini, İstanbul 1960, II, p. 766).

No hay diferencia, pues, entre el alcohol y el juego en términos de prohibición y de constituir un pecado. Al-lah muestra que ambos son haram en el verso anterior.

Los juegos de cualquier tipo que generan un beneficio o daño son considerados juegos de azar. El juego significa gastar el dinero o los bienes de uno de una forma injusta y es como robar dinero o bienes de forma deliberada. Los juegos de azar son un desastre social. Son vistos siempre como males que destruyen a las familias, y están prohibidos en el Islam. Aquellos que juegan alrededor de una mesa hasta la mañana siguiente debido a la excitación causada por la ambición y la codicia pierden su salud, riqueza, ética y dinero. Pierden también sus sentimientos humanos. Aquellos que ganan hoy pueden perder otro día.

Las esposas, los hijos y los pobres tienen también derecho al dinero perdido en el juego. El dinero obtenido mediante el juego no es legítimo.

En un momento en el que el juego se extiende, los daños sociales se incrementan. El trabajo es reemplazado por la pereza. La productividad decrece. El juego va acompañado de otras cosas negativas como el alcohol, las mentiras, la codicia, el rencor, la envidia, la venganza y el asesinato.

El juego causa también desórdenes y desacuerdos y hace que la gente sea negligente a la hora de tratar a su familia. Existen muchas personas que venden su religión, su honor y su país debido al juego y que traicionan todo tipo de valores sagrados.

El juego se convierte en una adición en poco tiempo, al igual que el alcohol. Resulta muy difícil alejarse de él. De este modo, el juego y el alcohol son hábitos muy peligrosos.

Todo tipo de juegos en lo que uno gana o pierde dinero, como los dados, las cartas, la lotería, las quinielas, las apuestas en las carreras etc son considerados juegos de azar.

Todos los juegos de azar son jugados para disfrutar y pasar un buen tiempo al principio. Según el hombre gana, el juega por el placer y la ambición de ganar. Cuando pierde, juega con el fin de recuperar lo que ha perdido. Luego, se convierte en un jugador. No hay que olvidar que aquellos que lo pierden todo en las mesas de juego, que venden todo lo que tienen y quedan sumergidos en una situación de pobreza y destruyen las vidas de sus esposas e hijos comenzaron a jugar como medio de relajación y entretenimiento.

Es importante mantenerse alejados del juego así como proteger de él a los que nos rodean, especialmente a los miembros de nuestra familia. El proteger a los miembros de la familia de las cosas dañinas y malas y el educarlos para que adopten un estilo de vida sano son deberes que Al-lah y Su Mensajero han hecho recaer sobre el cabeza de familia. El Corán dice:

“¡Creyentes! Guardaos, vosotros y vuestras familias, de un Fuego cuyo combustible lo forman hombres y piedras, y sobre el que habrá ángeles gigantescos, poderosos, que no desobedecen a Al-lah en lo que les ordena, sino que hacen lo que se les ordena.” (66:6).

Si los juegos como el backgammon, el ajedrez, las damas, las cartas, el tenis y el billar son jugados con la intención de arriesgar dinero, ellos entran, en ese caso, dentro de la categoría de los juegos de azar.

Existen varios hadices del Profeta que prohíben el backgammon: “Una persona que juega al backgammon es considerada como alguien que ha desobedecido a Al-lah y a Su Mensajero” (Abu Daud, Adab, 56; Ibn Mayah, Adab, 43; Malik, Muwatta', 6; Ahmad bin Hanbal, Musnad, IV, 394, 397, 400).

“El estado de una personas que juega al backgammon y que reza oraciones es como el estado de una persona que hace wudu con pus y sangre de cerdo y luego realiza sus oraciones”. (Ahmad b. Hanbal, V, 370).

Actuando conforme a la prohibición general del backgammon en estos hadices, la mayoría de los sabios del Islam dicen que el jugar al backgammon no es permisible. Ibn al Musayyab y algunos sabios islámicos ostentan, sin embargo, el punto de vista de que no es haram jugar al backgammon si la intención no es jugar dinero. Las cartas y el dominó son considerados de la misma forma que el backgammon.

El juego del ajedrez, que es llamado “shatranj” en árabe apareció durante el período de los Compañeros después de la muerte del Profeta Muhammad (PB). De este modo, no hay ningún hadiz del Profeta que mencione el ajedrez. Los Compañeros del Profeta y los sabios Tabiun declararon tres puntos de vista sobre el ajedrez:

1. Según algunos Compañeros y sabios Tabiun, como Abdulá bin Abbas, Abu Huraira, Ibn Shirin, Hisham bin Urwa, Said bin al Musayyab y Said bin al Yubair, es permisible jugar al ajedrez.

2. Según el Imam Shafii, el ajedrez es makruh tanzihi (desaconsejable pero no prohibido).

3. Según Abu Hanifa, Malik y Ahmad bin Hanbal es haram.

Considerando que el ajedrez es más un juego de inteligencia y un deporte cerebral que un juego de azar y que no hay una prohibición definitiva sobre él, podemos llegar a la conclusión de que es lícito. Sin embargo, los Compañeros lo comparaban al backgammon. Lo siguiente es narrado por Abdulá ibn Umar: “El ajedrez es peor que el backgammon”. Se dice también que Ali lo veía como un juego de azar. (Ibn Kazir, Tafsiru'l-Qur'ani'l-Azim, Estambul 1985, III, 170).

Por otro lado, se dice que Yahya bin Sad escuchó al Imam Malik decir: “No hay nada bueno en el ajedrez. Es makruh jugar al ajedrez y a otros juegos de azar”. El Imam Malik estaba leyendo el siguiente verso mientras pronunció esa frase: “Aparte de la Verdad, ¿qué queda sino el error?” (Yunus, 10/32; ver Malik, Muwatta, Ru'ya, 7).

Las damas es un juego como el ajedrez. En el juego del tenis y el billard, el deporte prevalece. Ellos son permisibles a menos que algún elemento ilegítimo sea añadido a los mismos.

En conclusión, cuatro condicioines son establecidas como necesarias para que los juegos que se juegan sólo como medio de relajación y entretenimiento, sin propósito de jugar dinero, sean religiosamente permisibles:

a. Ellos no deben hacer perder o retrasar las oraciones fard.

b. La gente no debe esperar beneficios materiales.

c. Los jugadores deben abstenerse de pronunciar malas e innecesarias palabras durante el juego.

d. La gente no debe malgastar tanto tiempo jugando que el juego no pueda ser considerado ya como un medio de relajación o entretenimiento.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 637 times
In order to make a comment, please login o register
CUESTIONES SIMILARES