¿Cuál es la sabiduría del castigo del raym (lapidación)? ¿Por qué el Islam, que es una religión de amor, lo aplica?

The Answer

Dear Brother / Sister,

“Un gobernante debe de tener misericordia en su lado derecho y justicia en su lado izquierdo. La recompensa es una necesidad de su misericordia y la justicia requiere el castigo”.

La dignidad de un gobernante le impide no recompensar a los que obedecen las normas y no castigar a los que las desobedecen. Ambas cosas serían signos de debilidad. Dios Todopoderoso está libre de deficiencias como esas.

Debemos declarar claramente que actos como raym acarrean las sanciones más graves en el Islam. Uno de los propósitos dela humanidad y de las religiones divinas es asegurar la descendencia y la continuación de la especie. La fornicación y el adulterio son formas ilegítimas y degeneradas de llevar a cabo las relaciones sexuales en base a diversos criterios humanos y divinos. Son, al mismo tiempo, graves delitos y formas atractivas de cometer un pecado para los humanos. No podemos esperar que una religión divina, como el Islam, no tomara medidas de disuasión para impedir la comisión de estos actos. El castigar un delito no es contrario a la misericordia y el amor, sino una necesidad de la justicia..

Al utilizar la frase “no os aproximéis a la fornicación” en lugar de “no cometáis fornicación” de forma milagrosa el Corán prohíbe a la gente que realice actos que lleven a la fornicación y no sólo que la cometa. La expresión “no os aproximéis a la fornicación” es más efectiva que “no cometáis fornicación”. La primera expresa una prohibición de las cosas que pueden llevar a la fornicación y el adulterio, como tocar, besar, mirar, guiñar el ojo etc. La fornicación y el adulterio son actos perversos y pecados mayores. Además, causan confusión en lo que respecta a la paternidad, llevan a otros actos haram, violan los derechos de otros, socavan los pilares de la comunidad al destruir la familia, extienden la anarquía, causan agonía a muchas personas y extienden las enfermedades fruto de la inmoralidad.

Sheijul Islam Alusi declara lo siguiente: “Una persona cuyos padres no son legítimos es como una persona muerta” (Alusi, Ruhu'l-Maani, Daru'l-Fikr, 8/67)

La Ley Islámica considera la fornicación y el adulterio como violaciones de los derechos públicos y los castiga en base a ello. Hace que el castigo y las sanciones de estos actos sean duros con el fin de disuadir a la gente de realizarlos.

La fornicación y el adulterio destruyen los fundamentos de la familia y la amenazan. La familia es la base de la comunidad. Si tales actos quedaran impunes entonces la perversidad se extendería por la comunidad, causando que la familia colapsara, la comunidad se corrompiera y las nuevas generaciones degeneraran. La Ley Islámica considera el mantenimiento de la comunidad como un valor superior a cualquier otra consideración y le otorga una importancia máxima.

De este modo, la Ley Islámica castiga la fornicación y el adulterio con severidad con el fin de mantener a la gente a salvo de sus nocivos efectos y proteger la comunidad. Además, no quiere que los casados que cometen adulterio vivan y les considera muy malos ejemplos.
Los sabios del fiqh declaran que una persona que comete fornicación y que no es un esclavo hombre o mujer debe recibir 100 azotes. “Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno. Por respeto a la ley de Al-lah, no uséis de mansedumbre con ellos, si es que créeis en Alá y en el último Día. Y que un grupo de creyentes sea testigo de su castigo.” (24:2)

Estos sabios también señalan que una persona casada, ya sea hombre o mujer, debe ser lapidada cuando comete adulterio.

El castigo del hadd se aplica en dos casos: cuando la persona que ha cometido adulterio lo admite o cuando hay cuatro testigos varones del acto. Las condiciones necesarias para el castigo son que la persona: 1. No esté mentalmente incapacitada. 2. Haya alcanzado la edad de la pubertad. 3. Sea libre de escoger. 4. Sepa que es haram.

Así pues, el Islam intenta mantener a la gente alejada de estos actos destructivos y le aconseja vivir en una atmósfera de pureza y dentro de los límites de la castidad.

Sin embargo, con independencia de lo fuerte que sea el sistema y lo sólidas que sean las reglas que el mismo aprueba, no se conseguirá mucho si el individuo no acepta de buen grado dicho sistema y dichas reglas. De este modo, además de disponer de unas normas fuertes y sólidas, los individuos deben ser educados de tal forma que estén dispuestos a aplicarlas, adquieran una pura conciencia acerca de su necesidad  y presten atención a las sugerencias y consejos. El Sagrado Corán transmite al hombre: “No importa lo que hagas o cuando y donde lo hagas, siempre estarás bajo el control de Dios Todopoderoso” y le ordena hacer todos sus actos dentro de este marco.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 2 times
In order to make a comment, please login o register