¿Cuál es la sabiduría que hay detrás de los diferentes actos de la oración?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Cada pilar y parte de la oración tiene sabidurías separadas. Uno de los nombres de Al-lah es Al Hakim (el Sabio). Es decir, Él dispone y crea muchos tipos de sabiduría y propósitos en cada uno de Sus actos. Hay, con toda seguridad, miles de tipos de sabiduría en Sus órdenes y prohibiciones. Hay muchos significados ciertamente también en cada acto de la oración, que es el más importante de los tipos de adoración.

Podemos citar aquí a algunos de ellos:

La oración es el pilar de la religión. Si pensamos que la Kaaba es el pilar del universo, comprenderemos la sabiduría que existe en el mandato de volverse en dirección a la Kaaba durante la oración.

Cuando elevamos nuestras manos mientras decimos el takbir (Allahu Akbar), esto significa que arrojamos detrás de nosotros los asuntos mundanos y nos mantenemos erguidos para la oración de Al-lah.

Cuando estamos de pie, representamos la adoración de los árboles, las montañas y los ángeles, que siempre adoran en esa postura.

Cuando nos inclinamos, representamos la adoración de los animales, como los camellos, las cabras y las ovejas.

Cuando nos postramos, representamos la adoración de los reptiles y la hierba.

Cuando nos sentamos, representamos la adoración de todas las criaturas de Al-lah. Al final, cuando saludamos a derecha e izquierda, saludamos a todo el universo.

Además, cuando rezamos, hacemos que todo nuestro cuerpo y cada órgano de él participen en la adoración.

El estar de pie y recitar el Corán durante la oración tienen también un significado. Existe una sabiduría detrás de la inclinación, después de la posición de estar de pie, y en la postración, que es el estado más cercano a Al-lah y tiene lugar después de la inclinación.

El hombre representa la adoración general que se lleva a cabo de forma universal. Él presenta la adoración que tiene lugar en su propio cuerpo junto con la adoración de los seres vivos y la de los seres no vivos a Al-lah, el Misericordioso, cinco veces al día.

1. Posición de pie (Qiyam)

En primer lugar, elevamos nuestras manos y decimos “Al-lahu Akbar” (Al-lah es el Más Grande). De este modo, el hombre deja tras de sí todo y se somete a Su mandato y voluntad. La servidumbre y la esclavitud se manifiestan de esta forma. Y la adoración de todos los seres queda así representada.

2. Inclinación (Ruku)

Después de adorar a Al-lah como Él merece, el hombre se siente tan débil en presencia de esa elevación que él se inclina y baja su cabeza en señal de respeto y dice: “Subhana Rabbiyal-Azim” (Glorificado sea el Señor, el Infinito). El creyente representa la adoración de todos los seres que se inclinan al llevarla a cabo.

3. Súplica (Dua)

Luego se levanta y agradece y alaba a Al-lah porque Él le guió al camino recto. Durante un momento, él contempla, mientras se halla de pie, la elevación y grandeza de Al-lah y la simplicidad y humildad de su acto y se siente aterrorizado y paralizado.

4. Postración (Saidah)

Él se postra y pone su frente en el suelo sintiendo plenamente su modestia y la debilidad y dice:

‘Subhana Rabbiyal-Ala” (Glorificado sea el Señor, el Altísimo).

5. Posición de sentado y salutación

Después de repetir esos actos en una serie, él se encuentra directamente en presencia de Al-lah sin intermediarios y pidiéndole ayuda.

Cuando dos seres se encuentran, un saludo tiene lugar entre ellos. En una parte de la oración (la postura de sentado), la persona que reza repite la misma expresión de saludo que tuvo lugar entre el Profeta Muhammad (PB) y Al-lah durante el Miray (ascenso):

"At-Tahiyyatu lillahi, was-salawatu wat-tayyibatu. As-Salamu alayka ayyuhan-Nabiyyu, wa rahmatullahi wa barakatuh. As-Salamu alaina wa ala ibadil-lahis salihin”

(Todo tipo de saludos, oraciones y bondad pertenecen a Al-lah. Que la Paz sea sobre ti, Oh Profeta, y la misericordia de Al-lah y Sus bendiciones. Que la Paz sea sobre nosotros y sobre los siervos rectos de Al-lah).

Los actos del cuerpo durante la oración

Existen cuatro actos en la oración. El primero es qiyam, es decir, estar de pie. El segundo es ruku (inclinación). El tercero es la primera saidah (postración) y el cuarto es la segunda postración. (Fususulhikam,  2/476-477)

En el qiyam (posición de pie), la cabeza representa al Señor y los pies a la gente. El hombre recita el Corán (qira´ah), que es fard, en esta posición. Él cumple así dos obligaciones: el qiyam y la qira´ah.

En lo que se refiere al ruku, éste significa poner en práctica la posición de los animales en la oración. En esta posición, los pies de los animales miran al centro de la cierra y la dirección de sus cuerpos es horizontal. Es decir, el animal se halla en una postura paralela a la gravedad de la tierra. Mientras se encuentra en ese estado, la cabeza del animal no mira al espacio ni al centro de la tierra. Es una situación intermedia.

¿Por qué practicamos esta postura los seres humanos? ¿Qué tienen que ver los animales con nosotros?”. La respuesta es la siguiente: el cuerpo humano, que es como un sumario de 18.000 animales y posee un espíritu, que es llamado el alma. El salat (oración), que es una forma global de adoración, tiene que tener en cuenta al lado animal presente en el ser humano.

En la postración (saidah) una persona se postra y la cabeza desciende al nivel del suelo. En ese momento, el hombre practica la adoración de las plantas.

La segunda postración se refiere a las cosas que no tienen vida y no llevan a cabo una acción que provenga de su interior. Ellas sólo cambian como resultado de fuerzas externas. Los minerales que existen en el suelo se incluyen aquí. Cada mineral tiene un espíritu en forma de sus átomos.

La segunda postración es como la primera porque las plantas y las cosas no vivas están juntas. Ellas no actúan, como los animales. Cada planeta, estrella y cuepo similar en el espacio carecen igualmente de vida. La postración es algo tan grande como el número de cosas inermes.

En resumen, la oración (salat) es un tipo de adoración que contiene al hombre, los animales y todos los seres. Sin embargo, sólo tiene valor cuando es realizada con todo el corazón y el espíritu y no sólo en apariencia.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 2 times
In order to make a comment, please login o register