¿Es el Islam una religión de tolerancia?

The Answer

Dear Brother / Sister,

En su libro “Concepciones Postmodernas”, el Profesor Ibrahim Ozdemir ofrece una breve información sobre las prácticas islámicas bajo el título de “La hermandad de los musulmanes con la Humanidad”. Ahí se plantea la cuestión: ¿Es la paz lo que la humanidad busca en el Islam?

Según el Corán, el ser humano es el más honorable de todos los seres. Él es el vicerregente de Al-lah (SWT) en la tierra. Debido a ello, se le ha concedido gran importancia y él ha sido honrado.

El Profeta Muhammad (PB) celebró funerales de no musulmanes con respeto, enfatizando así la importancia del ser humano, con independencia de su religión. Esta concepción está en la base de la tolerancia que los musulmanes muestran hacia otras personas de religiones diferentes y de la tradición de diálogo con ellos. El Corán enseña que la muerte de un inocente está considerada como la muerte de toda la humanidad.

Por otro lado, dado que los musulmanes basan su concepto de las otras religiones en los decretos coránicos, ellos nunca han presionado a los no creyentes para que se conviertan. Esto es la consecuencia natural del principio coránico “No hay coacción en la religión” (2:256).

Así pues, las personas que vivían en los territorios conquistados nunca fueron obligadas a convertirse. Ellas pagaban un impuesto especial (al estar exentas de pagar el zakat o contribución económica obligatoria para los musulmanes) y se les dejó libertad para escoger su religión.

Algunos de los dichos del Profeta (PB) arrojan luz sobre este asunto:

“Cuando se hace daño a un ciudadano no musulmán en un estado islámico se me hace daño a mí, y el que me hace daño irrita a Dios” (Sahih Al Bujari).

“Yo soy adversario de quien haga daño a un ciudadano no musulmán en un estado islámico y yo seré también su adversario en el Día del Juicio” (Sahih Al Bujari).

La coacción en la religión estuvo prohibida desde el mismo día que el Islam apareció porque es contraria a la esencia de la religión. Se declara claramente en el Sagrado Corán que la misión del Profeta Muhammad era transmitir las órdenes y la guía de Al-lah y no obligar a nadie a convertirse al Islam.

Los mandatos del Profeta Muhammad (PB) estaban, sin duda, dentro del marco de las normas coránicas. Como es sabido, el Profeta Muhammad (PB) había comenzado a vivir con judíos después de la emigración de Meca a Medina. El Profeta (PB) dejó un documento escrito sobre sus relaciones con los judíos. El código de normas que el Profeta Muhammad (PB) aplicó en la ciudad de Medina debería ser considerado como la primera constitución escrita que llegó a existir en un estado soberano.

En esta constitución escrita, que consta de cincuenta artículos, se estipulaba que los judíos podían mantener su religión. De este modo, los judíos y sus aliados disfrutaron de libertad religiosa.

El territorio de Nayran, localizado al sur de Meca, solía ser un centro cristiano. El Profeta Muhammad (PB), a través del famoso tratado que firmó con los cristianos de Nayran, les proporcionó libertad religiosa y una autonomía administrativa. El tratado concedió además protección a sus mausoleos y líderes religiosos.

Estos principios básicos que están contenidos en el Corán y en la Sunna (dichos y actos del Profeta) fueron implementados posteriormente por los gobernantes musulmanes. Cabe señalar a este respecto que las instrucciones que Abu Bakr (el primer califa y líder de la nación musulmana tras la muerte del Profeta Muhammad (PB)) dio a sus comandantes y el tratado que Omar elaboró durante la conquista de Jerusalén reflejan este mismo enfoque. Además, Abu Bakr señaló, en sus instrucciones a uno de sus comandantes: “No cortéis las palmeras y otros árboles que dan fruto, no matéis animales como las ovejas, camellos y cabras, a menos que lo necesitéis para comer, y dad importancia al hábitat natural incluso en los tiempos de guerra”.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 18 times
In order to make a comment, please login o register