¿Es posible hallar pruebas de la profecía de Muhammad (PB) en la Torah, Los Salmos y el Evangelio?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Las pruebas de la profecía de Muhammad en el Evangelio distorsionado

Resulta significativo que hayamos nombrado a la Biblia como “distorsionada” en el título. Distorsionada significa falsificada y cambiada. A pesar de lo preciso y cuidadoso del proceso de distorsión, dirigido a eliminar cada versículo que informara sobre el Profeta Muhammad (PB) en la Biblia, aún permanecen algunas pruebas. Todas las que vamos a presentar aquí son evidencias sobre el Profeta Muhammad (PB)..

Si hay tantos signos sobre él (PB) en la Biblia distorsionada, entonces ¿cuántos habría en la Biblia auténtica que fue revelada a los profetas, incluyendo Jesús (AS)? Pensemos en ello.

Las distorsiones que los cristianos y los judíos cometieron en sus libros, especialmente la remoción de los versículos que informaban acerca del Profeta Muhammad (PB), son mencionadas en el Corán de la manera siguiente:

“¡Ay de aquéllos que escriben la Escritura con sus manos y luego dicen: Esto viene de Al-lah, para, luego, malvenderlo! ¡Ay de ellos por lo que sus manos han escrito! ¡Ay de ellos por lo que han cometido!” (2:79)

“¡Gente de la Escritura ! Nuestro Enviado ha venido a vosotros, aclarándoos mucho de lo que de la Escritura habíais ocultado y revocando mucho también. Os ha venido de Al-lah una Luz, una Escritura clara”. (5:15)

El Corán nos informa que los cristianos ocultaron mucha información que le había sido revelada a Jesús (PB). Una parte de esta información se refería a la venida del Profeta Muhammad (PB). En esta sección, vamos a analizar las expresiones sobre este hecho que aparecen en la Biblia.

1. Jesús dijo: “Si vosotros me amáis, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con vosotros”. (Juan 14:15-16)


2. Jesús dijo: “Mas el Paráclito, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. ” (Juan 14: 26)


3. Jesús dijo: “Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.” (Juan 14: 29)


4. Jesús dijo: “Pero cuando venga el Paráclito, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.” (Juan 15:26)


5. Jesús dijo: “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Paráclito no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.” (Juan 16:7)


6. Jesús dijo: “… Pero cuando venga el Paráclito, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16:13)


7. Jesús dijo: “… El Paráclito me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16:14)
 

La palabra original de la expresión bíblica “Paráclito”, que fue dada como una buena nueva por el Profeta Jesús (PB) es “Munhamenna” en siriaco y “Periklitos” en griego. La palabra equivalente en árabe sería “Ahmad”. “Ahmad” (PB) es el nombre del Profeta Muhammad (PB).

En el Corán también se expresa que su nombre en la Biblia era “Ahmad”: “Y cuando Jesús, hijo de María, dijo: “¡Hijos de Israel ! Yo soy el que Alá os ha enviado, en confirmación de la Tora anterior a mí, y como nuncio de un Enviado que vendrá después de mí, llamado Ahmad”. (61:6)

Y también todas las características que fueron mencionadas arriba son poseídas sólo por el Profeta Muhammad (PB). Por lo tanto, es el Profeta Muhammad (PB) el que es mencionado como la persona esperada en la Biblia y sobre el que se dan las buenas noticias.

Además, la palabra “Paráclito” es explicada en las interpretaciones bíblicas como “la persona justa que distinguirá la verdad y la falsedad”, es decir, la persona que llevará a la gente hacia la verdad después de Jesús (PB). ¿Acaso apareció alguien distinto a Muhammad (PB), que llevara a cabo este deber, además que él, en este mundo? La respuesta es no.

8. Jesús dijo: “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Paráclito no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.” (Juan 16:7)


¿Acaso alguien más que el Profeta Muhammad (PB) existió en este mundo que diera un consuelo real a la humanidad? La respuesta es no. El Profeta Muhammad (PB) fue quien salvó al hombre de la aflicción de la muerte y le proporcionó un consuelo real.


9. Jesús dijo: “No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.“ (Juan 14: 30)


10. Jesús dijo: “…Y cuando el Paráclito venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.” (Juan 16:8)

Después del Profeta Jesús (PB), ¿acaso vino otro distinto al Profeta Muhammad (PB) como señor del mundo que distinguiera lo justo de lo erróneo y mostrara a los hombres el camino recto? ¿Y quien más merece tener el título de “príncipe de este mundo” que él? Y ¿qué profeta vivió después de David (Daúd) (AS) distinto al Profeta Muhammad (PB) y extendió su religión desde el oeste al este, estableció un sistema tributario en los países y conquistó el corazón de los reyes y de una quinta parte de la humanidad, que lo alaba en las oraciones y le glorifica cada día? ¿Qué persona distinta al Profeta Muhammad (PB) consiguió esto? De este modo, la expresión utilizada por Jesús, “príncipe del mundo” hace referencia al Profeta Muhammad (PB). Su famoso título es  el de “el orgullo del universo”.

11. El testimonio de Juan el Bautista es el siguiente: ·Él confesó: Yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: “¿Quién eres pues? ¿Eres tú Elías?” Dijo: “No”. “¿Eres tú ese profeta?” Y respondió: “No.” (Juan 1:20-21)

Al Profeta Juan (Yahia) se le hacen tres preguntas y sus respuestas a todas esas preguntas es negativa:


a.¿Eres tú Cristo, es decir, Jesús?


b.¿Eres tú Eliyah (Elías)?


c.¿Eres tú ese Profeta?


Así, tres profetas son mencionados en el Evangelio de Juan: Jesús (PB), Elías (Eliyah) y Muhammad (PB).

Lo que interesa destacar de estos versículos es que “ese Profeta” es diferente de Jesús (PB). Así, ¿quién es la persona que reveló a la gente lo que oyó de Dios y que no vivió durante el tiempo de Jesús y es mencionado como “ese Profeta” distinto a Jesús? Por supuesto, es el Profeta Muhammad (PB) ya que ninguna otra persona aparte de él puede ser considerada como profeta después de Jesús (PB), que llevó a cabo su deber de la profecía y ganó un importante lugar en la historia.

12. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.” (Mateo 7:15-20)

En ninguna parte de la Biblia se dice que no habrá un profeta después de Jesús (PB). Sin embargo, el siguiente criterio es establecido para reconocer a aquellos que afirman ser profetas:


“Por sus frutos los conoceréis e identificaréis al verdadero y a los mentirosos”.

Si no hubiera habido profetas después de Jesús (PB), él podría haber dado una respuesta corta y decisiva como ésta: “No habrá profetas después de mí. Él que afirme ser profeta después de mí es definitivamente un mentiroso”. De este modo, el método de Jesús (PB) para identificar a un profeta mentiroso y otro auténtico es una prueba suficiente sobre la venida de un nuevo profeta después de Jesús.

La venida de un profeta después de Jesús (PB), que es reconocida en la Biblia, es suficiente prueba de la profecía del Profeta Muhammad (PB) porque después de Jesús el resultado fructífero de la aparición de sociedades que creen en Dios, confian en Dios, aman a Dios y abandonaron la adoración de los ídolos fue logrado sólo por la religión que fue traída por el Profeta Muhammad (PB).


13. Jesús (PB) fue a Jerusalén. Él comenzó a predicar todos los días. Sin embargo, prominentes figuras y religiosos querían matarle. Jesús (PB) les envió el siguiente mensaje:


“Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.”

En una de sus enseñanzas, él ofrece un ejemplo sobre la verdad que se halla detrás de los oráculos: la parábola de los labradores malvados.
(Mateo 21:33-46; Marcos 12:1-12; Lucas 20:9-19)

“Oíd otra parábola: Hubo un propietario de tierras, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos. Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro lo mataron, y a otro apedrearon. Él envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e obraron con ellos de la misma manera. Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo. Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron. Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?


Ellos contestaron a Jesús lo siguiente:


“A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.”


Jesús les preguntó:


“¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo.
El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos? Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él. Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le aplastará.”


Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos. Pero aunque buscaban cómo echarle mano, temían la reacción del pueblo, porque éste le tenía por profeta.

“Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.”

“La piedra” que se menciona en estas frases es definitivamente el Profeta Muhammad (PB) y el pueblo al que le serán dados los frutos es la ummah (comunidad) del Islam. Los esfuerzos para interpretar “la piedra” como Jesús por parte de los eruditos cristianos son vanos.

a.
Se desprende ciertamente de la frase que la persona a la que la misma se refiere es diferente de Jesús (PB), del que se afirma que es el hijo de Dios. (que Dios perdone).

b. Según la afirmación de los eruditos cristianos, Jesús (PB) fue muerto por los judíos. ¿No es apropiado preguntarse cuál es el sentido entonces de hacer caer la piedra sobre ellos teniendo en cuenta que aquel sobre la que ella cayera será aplastado?

c. Jesús (PB) dijo en la Biblia de Juan, 12:47: “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.” Esta afirmación también está en contra de la función de ser “una piedra” como se explicó anteriormente porque, según la expresión de la Biblia, aquel que cayere sobre esta piedra “será quebrantado” y aquel sobre el que ella cayere será aplastado.


d.En Los Salmos, se declara que era sorprendente que la piedra se convirtiera en la “cabeza del ángulo”, como indica la expresión “y es cosa maravillosa a nuestros ojos”. Según la afirmación de los cristianos, David (PB) respetaba a Jesús (PB) tanto que -Dios perdone- solía pensar que Jesús era Dios. Así que por qué él encontró sorprendente que la piedra fuera la “cabeza del ángulo?”. Así pues, esta persona debía ser diferente de Jesús (PB) y su profecía debía ser considerada como sorprendente.

De modo que esta persona debe haber sido diferente a Jesús (PB) y su profecía debe haber sido considerada como sorprendente. La realidad es como sigue: dado que los hijos de los israelitas no nacieron a partir de Agar y no proceden de su familia, ellos no veían a los Hijos de Ismail como iguales a elos y la no aparición anterior de Profetas de la familia de Ismael (PB) puede haber sido la causa de su sorpresa.


e.El Profeta Muhammad (PB) cuya autenticidad y rectitud está probada por muchas evidencias, expresó también en el siguiente hadiz que la piedra era él mismo:

“El símil de los profetas antes de mí es como una mansión que ha sido hecha muy hermosa, pero una piedra de ella está perdida. La gente la mira (a la mansión) y se pregunta dónde está la piedra que falta. Aquí, la mansión está completada conmigo y la profecía termina conmigo”. (1)


14. En la Biblia se describe a este profeta que vendrá y se convertirá en el señor del universo como “aquel que tiene saif y bastón”. (2). La palabra árabe “saif” aquí significa “espada”. Así pues, el profeta tiene un deber del yihad. Esto demuestra esta persona no puede haber sido Jesús (PB) porque éste no tuvo permiso para hacer yihad y no luchó en ninguna guerra. Así pues, el “poseedor de la espada” sólo podía ser el Profeta Muhammad (PB), ya que él (PB) y su ummah sí recibieron el permiso para hacer yihad. Por otro lado, el Profeta Muhammad tenía un bastón y solía llevarlo con él.

15. De nuevo, el Profeta que vendrá en el futuro es mencionado como el “sahib ut taj” (el poseedor del turbante). (3). Esto es algo peculiar del Profeta Muhammad (PB). “Taj” significa un turbante que está enrollado alrededor de la cabeza. En los tiempos antiguos, las personas que solían llevar turbante, entre todas las naciones, eran los árabes. Así que el “sahih ut taj” mencionado en la Biblia es el Profeta Muhammad (PB).


PREGUNTA:¿Por qué es que mientras que los otros profetas pronosticaron la venida de Muhammad (PB), Jesús insistió más en ello y en forma de buena nueva?


RESPUESTA:Porque Ahmad (PB) defendió a Jesús (PB) contra las terribles negaciones y calumnias de los judíos y salvó a su religión de la corrupción. Además, frente a la onerosa Sharia de los Hijos de Israel, que no reconocieron a Jesús, el Profeta Muhammad (PB) vino con una Sharia elevada que era fácil e integral y completaba las deficiencias de la Sharia de Jesús. Por estas razones, Jesús a menudo dio la buena nueva de que el “príncipe del mundo” vendría.

[1] Sahihu’l-Bujari, IV, 162- 163
[2] Nabhani, Huyyatullah ala’l-Alamin, 99, 114.
[3] Nabhani, Huyyatullah ala’l-Alamin, 113,114; Ali al-Qari, Sharhu’sh-Shifa, 1:739.

Las Pruebas de la Profecía del Profeta Muhammad (PB) en la Torah Distorsionada

El Corán dice que los judíos distorsionaron el libro de su religión, la Torah, cambiando de lugar sus palabras y su significado. Eso es por lo que los signos que anunciaban al Profeta Muhammad (PB) fueron distorsionados y alterados por los judíos. Así pues, la Gente del Libro, que distorsionó el significado real de las palabras, hizo difícil entender los signos en la Torah que hacen referencia al Profeta Muhammad (PB).


Los siguientes versos del Corán abordan este tema de la manera siguiente:


“Algunos judíos alteran el sentido de las palabras y dicen: "Oímos y desobedecemos...” (4:46)


“Alteran el sentido de las palabras y dicen: "Si se os ha dado esto, ¡tomadlo!; pero, si no es esto lo que se os ha dado. ¡guardaos!”. (5:41)


Ahora vamos a ver las expresiones de la Torah que se refieren al Profeta Mohammad (PB):

1. “Porque así dice Jehová de los ejércitos: “De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Himada de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.” (Hageo 2:6-7).

Las buenas nuevas de su venida y la palabra “Himada” en el texto original de la Torah provienen de la misma raíz del nombre Muhammad en árabe y también de Ahmad: “Ha, Mim y Dal”. Ambos términos normalmente son equivalentes. De este modo, la palabra que conlleva el significado del nombre del Profeta Muhammad (PB) es mencionada asociada a un hecho magnífico, que tendrá lugar en el futuro, según la expresión del versículo.

Así pues, ¿qué puede ser más magnífico que la venida del Profeta Muhammad (PB), que reveló la existencia de Dios a miles de millones de personas después del Antiguo Testamento? Este versículo de la Torah nos informa sobre el Profeta Muhammad (PB) y el triunfo del Islam en todo el mundo, que es un evento magnífico y glorioso.


2.La parte 42 de Isaías, en el Antiguo Testamento, nos informa acerca del Profeta Muhammad (PB) y su venida. Leámos primero esta parte del Antiguo Testamento y analicemos luego estas expresiones, que están presentes en la Torah:


“He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, por quien mi alma tiene satisfacción; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley. Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas. Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias. Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas. Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar; canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo.”

Existe una gran concordancia entre las expresiones que están presentes en Isaías, parte 42 del Antiguo Testamento, y el Profeta Muhammad (PB). La buena noticia que se declara aquí es el Profeta Muhammad (PB). Veamos esto analizando las expresiones una por una:

 

a. “He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, por quien mi alma tiene satisfacción; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.” (Isaías 42:1)


Esta frase del Antiguo Testamento se refiere totalmente al Profeta Muhammad (PB). Dios le apoyó y le escogió entre los seres humanos. Además Dios Le envió a Gabriel (PB), el Arcángel, y extendió la justicia entre las naciones a través él. De este modo, las cinco cualidades de la persona que son mencionadas en la citada expresión fueron poseías por el Profeta Muhammad (PB). Así, la frase de la Torah da la buena nueva de la venida del Profeta Muhammad (PB).


b. “No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia.” (Isaías 42:2-3)


Estas expresiones, que están presentes en la Torah, nos informan acerca de la ética elevada del Profeta Muhammad (PB).  El Corán expresa también estas características del Profeta Muhammad (PB) diciendo “Eres, así, de eminente carácter” (1).


c. “No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley…” (Isaías, 42:4)


Esta expresión de la Torah nos informa también sobre el Profeta Muhammad (PB), ya que él gobernó cuando estaba todavía vivo y aseguró la justicia. Y él nunca perdió su valor, ya que el siguiente verso le fue revelado: “Al-lah te protegerá de los hombres. Al-lah no dirige al pueblo infiel”. (2). Él despidió entonces a dos guardias que estaban ante su tienda y les dijo: “Ahora Al-lah me protegerá. No necesitáis esperar aquí. (3). La gente y las naciones que estaban oprimidas esperaban a esta persona. De este modo, esta expresión nos informa sobre el valor del Profeta Muhammad (PB), su defensa de la justicia y la espera de la gente de la costa. Por esta razón, podemos concluir que ella indica e incluso define al Profeta Muhammad (PB).

d. “Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luzde las naciones …” (Isaías, 42:6)


Se dice aquí que la persona a la que se refieren las buenas nuevas recogidas en la Torah sería protegida por Dios en las situaciones más difíciles e incluso en tiempos en los que la supervivencia parecía casi imposible. Él estaba, sin embargo, protegido y alcanzó una situación de seguridad, tal y como se señala en la historia. Durante la emigración de Meca a Medina (hiyra) se produjo la posibilidad de que el Profeta (PB) fuera capturado por los politeístas, cuando se hallaba refugiado en una cueva con Abu Bakr (ra), que estaba llorando por él. En ese momento, el Profeta (PB) informó a su leal amigo acerca de la existencia de esta protección divina diciendo: “No temas, Dios está con nosotros”. (4). En cada fase de la vida del Profeta (PB) puede ser vista esta protección divina. Aquellos que conocen la vida del Profeta comprenderán esto mejor.

Además, el Profeta Muhammad (PB) hizo que las personas se llevarán bien unas con otras. Las hostilidades sangrientas llegaron a su fin y los enemigos se convirtieron en leales amigos gracias a él... y de nuevo las naciones encontraron el camino recto por medio de él y, así, virtualmente él se convirtió en una fuente de luz. De este modo, la persona sobre la que se da la buena nueva es descrita.con tres cualidades en la Torah: 1) Dios le protege, 2) hará que la gente se lleve bien y 3) se convertirá en un guía para las naciones. Es sabido que el Profeta (PB) poseía esas tres cualidades.

e. “para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas. …” (Isaías, 42:7)

Esta expresión de la Torah nos informa acerca del Profeta Muhammad (PB) también, ya que él curó los corazones y las mentes enfermos. Con su ayuda, las almas quedaron liberadas de la cautividad del mal y aquellos que vivían en la oscuridad del politeísmo alcanzaron la luz del tauhid (la unidad de Dios).

f. “Yo Jehová; éste es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.” (Isaías, 42:8)


Esta expresión de la Torah es significativa. Por medio de este verso, Dios nos informa que la persona sobre la que Él ofrece la buena nueva destruiría el politeísmo. La mayor lucha que el Profeta Muhammad (PB) libró fue, de hecho, contra los politeístas y cuando él conquistó la ciudad de Meca, la primera cosa que hizo fue destruir los ídolos.

Además, en este verso, Dios dice: “Él no permitirá alabar a los ídolos”. Cabe señalar que Profeta Muhammad (PB) realizó esta tarea y mediante la expresión “Al hamdu lil lah” (la alabanza es para Dios), él nos informó que todas las alabanzas eran únicamente para Dios. Así pues, la persona a la que se refiere la buena nueva es el Profeta Muhammad (PB) porque él cumplió este deber de luchar contra los ídolos, tal y como viene descrito en la Torah.

g. “Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar; canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo. ” (Isaías, 42:11)

Esta expresión de la Torah nos informa también sobre el Profeta Muhammad (PB). El Profeta fue miembro de la comunidad que procedía de los descendientes de Cedar, que fue el hijo de Ismael (PB), el hijo de Abraham. De este modo, esta expresión nos habla de los antepasados del Profeta Muhammad (PB)


En resumen, estas partes del Antiguo Testamento se corresponden de forma total con el Profeta Muhammad (PB). Además, si seguimos leyendo el verso 17 del Capítulo 42 de Isaías, vemos que habla de la humillación de los politeístas: “Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses.” Este verso es significativo porque esta humillación fue llevada a cabo por el Profeta Muhammad (PB).


3. “Les levantaré un Profeta de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. .” (Deuteronomio, 18:18)


4. “Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará un profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; yo pondré mis palabras en su boca” (Hechos de los Apóstoles, 3:22)


Analicemos ahora esas dos frases tomadas de la Biblia:

a. El dicho del Profeta Moisés (PB) “de entre vuestros hermanos” se dirigió a los descendientes de los israelitas, que provenían de la raza de Isaac (Ishaq) (PB), que fue hijo de Abraham (AS). Él se refiere a los descendientes de Ismael (Ishmael) (AS), que fue hermano de Ishaq (AS). El Profeta que vino de entre los hijos de Ismael sólo puede ser el Profeta Muhammad (PB) porque él fue el único profeta que vino de la estirpe de Ismael. Josué y Jesús eran descendientes ambos de los israelitas.
 

b.Al decir “un profeta como yo”, Moisés (AS) se refería también al Profeta Muhammad (PB), que se pareció al Profeta Moisés hasta en veinte cualidades, tales como el yihad, las leyes y normas que debían establecerse, las penas que decretó, la obediencia de sus comunidades a ambos etc. No se refiere en ningún caso a Josué o Jesús.

c. La expresión del verso. “Yo pondré mis palabras en su boca” viene a implicar el carácter analfabeto del Profeta Muhammad (PB) y aunque él no sabía leer y escribir, el memorizó la palabra de Dios fácilmente y la repitió a la gente. Este anuncio se cumplió exactamente como había sido dicho.

Queremos también apuntar a una expresión que está presente en el versículo citado (Deuteronomio, 18:18). En él se dice que “él les hablará todo lo que yo le mandare”. Una de las características más importantes del Corán, que fue revelado al Profeta Muhammad (PB), es que 113 de sus Suras (Capítulos) comienzan con “Basmala”, es decir, “B-ismi-llahi r-rahmani r-rahim” ("En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso"). Además, el Profeta Muhammad (PB) comenzaba a leer los versos del Corán y a realizar cualquier otra acción con la Basmala y aconsejó a su comunidad que hiciera lo mismo. De este modo, la persona sobre la que se dan las buenas nuevas en el Antiguo Testamento y que hablaría todo lo que Dios le mandara es el Profeta Muhammad (PB).


5. “Dijo: Jehová vino de Sinaí, Y de Seir les esclareció; Resplandeció desde el monte de Parán, Y vino de entre diez millares de santos, Con la ley de fuego a su mano derecha.” (Deuteronomio, 33:2)


a.Esta expresión de la Torah, “venir del Sinaí”, se refiere al Profeta Moisés (AS) y la revelación de los divinos mandatos al mismo. Por otro lado, la expresión “y de Seir les esclareció” se refiere al Profeta Jesús y la revelación de los Evangelios al mismo. Finalmente, “resplandeció desde el monte de Parán” se refiere al Profeta Muhammad, que nació en Meca. Parán es pronunciado Farán en árabe y Farán es uno de los antiguos nombres de Meca.

Además, las frases que señalan que Ismael (AS) residió en el desierto de Parán en el Génesis, en el Antiguo Testamento, son también una prueba de esto, ya que Ismael solía residir en Meca. De este modo, Parán es Meca, atendiendo a las expresiones del Antiguo Testamento. En la expresión de la Torah, se habla de que “resplandeció desde el monte de Parán”. ¿Y quién podría ser este esplendor más que el Profeta Muhammad (PB)?

b. ¿Qué significa la expresión “vino de entre diez millares de santos? Esto se refiere a la Familia y a los Compañeros del Profeta, que en un tiempo muy corto alcanzaron el número de 10.000 y más tarde los varios centenares de miles.

c. La expresión “con la ley de fuego a su mano derecha” se refiere al yihad y es una señal de que los futuros profetas tendrían el deber del yihad. El Profeta Muhammad (PB) y su comunidad tuvieron la responsabilidad del yihad, así que la persona indicada esta expresión es el Profeta Muhammad. De este modo, esta expresión se refiere al Profeta Muhammad (PB) por medio de tres signos.

6. “Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente. Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba. Y le faltó el agua del odre, y echó al muchacho debajo de un arbusto, y se fue y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente, el muchacho alzó su voz y lloró.

Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación. Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho. Y Dios estaba con el muchacho; y creció, y habitó en el desierto, y fue tirador de arco. Y habitó en el desierto de Parán; y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto.(Genesis 21, 12-21)

En esta parte de la Torah se informa que una nación será creada del hijo de Agar. Esta nación es la del Profeta Muhammad (PB) y la nación del Islam. Esto queda demostrado en el hecho de que no hubo más profetas que descendieran de Ismael que el Profeta Muhammad (PB)
 

7. “Acontecerá en los postreros tiempos que la montaña de la casa de Dios será establecido por cabecera de las montañas; Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Dios”. (Miqueas 4, 1 y 5)

Esta frase de la Torah describe claramente a la montaña más sagrada de entre las montañas y el takbir y la adoración de los peregrinos (hayyis), que vienen de todo el mundo, es decir, la nación de Muhammad.


8. En el Capítulo 2 de Daniel, en el Antiguo Testamento, se dice que Nabucodonosor, rey de Babilonia, que reinó durante 43 años, tuvo un sueño y Daniel lo interpretó. La historia se resume como sigue:

Daniel, que estaba en la prisión del cruel Nabucodonosor, habló al rey acerca de su sueño antes de que éste se lo narrara. El rey, sorprendido, confirmó lo que Daniel habís dicho y añadió: Éste fue el sueño. Ahora interprétalo para mí”. Daniel dijo:

“La escultura con la que soñaste es el dominio del mundo... Tú, oh rey, eres rey de reyes. Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo de plata; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. Y el cuarto reino será fuerte como hierro y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Luego este reino será reemplazado por muchos reinos, algunos de los cuales serán fuertes y otros débiles. El hierro y la arcilla no pueden mezclarse. De igual modo, estos reinos no se unirán. Luego, Dios demolerá estos reinos y el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro.”

Lo que Daniel menciona es el reino creado por el Profeta Muhammad (PB) que rompió los ídolos de hierro, bronce, barrio y otros materiales cuando tomó Meca y creó una comunidad imperecedera que conquistó los corazones y espíritus con su dominio espiritual.


[1] al-Qalam, 68:4.
[2] al-Maida, 5:67.
[3] Tirmidhi, Tafsîr, 5:6.
[4] Abu Nuaym, Dalail, Vol. 2, pg. 328
 

Las pruebas de la Profecía de Muhammad (PB) en Los Salmos


Los Salmos, que es el segundo de los cuatro libros divinos, son mencionados en tres diferentes versos del Corán:


“Te hemos hecho una revelación, como hicimos una revelación a Noé y a los profeta que le siguieron. Hicimos una revelación a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, as tribus, Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón. Y dimos a David Salmos.” (4;163)


“Tu Señor conoce bien a quienes están en los cielos y en la tierra. Hemos preferido a unos profetas más que a otros. Y dimos a David Salmos.” (17:55)

“Hemos escrito en los Salmos, después de la Amonestación, que la tierra la heredarán Mis siervos justos.” (21:105).


Los dos primeros versos nos informan de que los Salmos fueron revelados a David (AS) y el tercero nos informa que fueron revelados después de la Torah.

Ahora vamos a ver partes de los Salmos, donde hay signos del Profeta Muhammad (PB):


1. “Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; La gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre. Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente, Con tu gloria y con tu majestad. En tu gloria sé prosperado; Cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, Y tu diestra te enseñará cosas terribles. Tus flechas son agudas, Con ellas caerán pueblos debajo de ti, Penetrarán en el corazón de los enemigos del rey. Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. (Salmos, 45:2-7)

Ahora veamos cómo estas expresiones de Los Salmos se refieren explícitamente al Profeta Muhammad (PB).
 

a. “Eres el más hermoso de los hijos de los hombres”.

Se refiere a la aparente belleza física del Profeta Muhammad (PB) y también a la belleza esotérica que no existe en todas las personas. El Imam Qurtubi relata que la belleza del profeta Muhammad (PB) no se manifestó completamente. Si esta belleza hubiera estado completamente visible, los Compañeros no habrían tenido la fuerza para mirarle. (1)


Yabir bin Samura (RA) narró: “Yo vi al Profeta Muhammad (PB), que era el sol del universo, en una noche de luna. Él llevaba puesto un manto rojo. Comencé a mirar su rostro brillante y a la luna para decidir quién mostraba una mayor belleza. Juro por Dios que el rostro de santidad del Profeta Muhammad (PB), que estaba cerca de mí, era más hermoso que el de la luna” (2)
 

Aisha (RA) describió la belleza del Profeta (PB) con las siguientes palabras: las mujeres que vieron la belleza del Profeta José (Yusuf) se cortaron los dedos (por la impresión). Si ellas hubieran visto al Profeta Muhammad (PB) se habrían cortado los brazos”.


b. “ Ciñe tu espada sobre el muslo”.

El Profeta Muhammad (PB) dijo lo siguiente en uno de sus hadices: “Yo he sido enviado con la espada en un período no muy lejano al Día del Juicio” (3) Este verso de los Salmos demuestra también que el Profeta que vendrá es llamado “Sahib as Saif”, es decir, el dueño de la espalda y responsible del yihad. Y su ummah (nación) es también llamada “Sahib as Saif”, es decir, que ellos serán responsables del yihad. Estas noticias de Los Salmos pueden ser vistas en la vida del Profeta (PB) y de su comunidad en un estricto sentido.
 

c. “Cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, Y tu diestra te enseñará cosas terribles”.

Esta frase de Los Salmos también menciona la justicia del Profeta Muhammad (PB). De hecho, el Profeta Muhammad (PB) fue el más justo de entre los hombres. Lo siguiente ha sido narrado: una mujer de la tribu de Mahzumi llevó a cabo un robo. Los Quraishis (una noble tribu de Meca a la que pertenecía el Profeta) no querían que esta mujer, que provenía de una noble tribu, fuera castigada. Ellos enviaron entonces a Usama bin Azid a ver al Profeta (PB) y pedirle clemencia para la mujer, porque sabían que el Profeta (PB) tenía en alta estima a Usama y creían que no iba a herir sus sentimientos castigando a la mujer si él actuaba como intermediario.

El Profeta (PB), dijo, sin embargo, a Usama lo siguiente:

“Los hijos de los israelitas fueron destruidos porque no fueron justos. Ellos castigaban a los pobres muy severamente, pero no castigaban a los ricos e influyentes. Juro por Dios que si mi propia hija, Fátima, cometiera este crimen, yo la castigaría de la misma forma”. (4)


El Profeta Muhammad no realizó ninguna discriminación religiosa cuando emitía fallos legales. Si un judío tenía la razón, él le daba sus derechos, aunque perjudicara a un musulmán. Los libros de la Sira (la vida del Profeta) están llenos de historias sobre la justicia única del Profeta.


c. “Tus flechas son agudas, Con ellas caerán pueblos debajo de ti, Penetrarán en el corazón de los enemigos del rey”.

La verdad de esta noticia de Los Salmos puede ser vista en la vida del Profeta Muhammad (PB). Ya que Persia, Bizanzio, India y muchos países fueron conquistados y la mayoría de sus habitantes se convirtieron al Islam y se formaron la ummah del Profeta Muhammad (PB). Esta expresión de Los Salmos está recogida en los versos del Corán como sigue:


“Lo que Alá ha concedido a Su Enviado, de la población de las ciudades, pertenece a Alá, al Enviado. a sus parientes, a los huérfanos, a los pobres y al viajero. Para que no vaya de nuevo a parar a los que de vosotros ya son ricos. Pero, si el Enviado os da algo, aceptadlo. Y, si os prohíbe algo, absteneos. Y ¡temed a Alá! Alá castiga severamente. (59:7)

 

d. “Has amado la justicia y aborrecido la maldad”.

Esta frase nos informa de los dos atributos del Profeta Muhammad (PB), que están expresados en el Corán de la manera siguiente:


“Sois la mejor comunidad humana que jamás se haya suscitado: ordenáis lo que está bien, prohibís lo que está mal y creéis en Al-lah. Si la gente de la Escritura creyera, les iría mejor. Hay entre ellos creyentes, pero la mayoría son perversos.” (3:110)


2. “En lugar de tus padres serán tus hijos, A quienes harás príncipes en toda la tierra. Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones, Por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre.” (Los Salmos, 45:16-17)

Estas frases de Los Salmos se refieren también al Profeta Muhammad (PB) porque 1.400 años después de su muerte, los creyentes continúan recitando salawats (saludos y bendiciones al Profeta) diciendo: “Salli 'ala Muhammadin wa 'ala ali Muhammad…”, especialmente después de las cinco oraciones. Así que ¿hay alguien cuyo nombre sea mencionado tanto como el del Profeta (PB) sobre la tierra? Por supuesto que no. De este modo, no es posible que la persona que es mencionada en Los Salmos sea otro que el Profeta Muhammad (PB).


3. “Dominará de mar a mar, Y desde el río hasta los confines de la tierra. . Ante él se postrarán los moradores del desierto, Y sus enemigos lamerán el polvo.. Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; Los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones. Todos los reyes se postrarán delante de él; Todas las naciones le servirán. Porque él librará al necesitado que clamare, Y al afligido que no tuviere quien le socorra. Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, Y salvará la vida de los pobres. De engaño y de violencia redimirá sus almas, Y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos. Y se orará por él continuamente; Todo el día se le bendecirá.  Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes; Su fruto hará ruido como el Líbano, Y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra. Será su nombre para siempre, Se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; Lo llamarán bienaventurado. Bendito su nombre glorioso para siempre, Y toda la tierra sea llena de su gloria” (Los Salmos 72:8-19)

Cualquiera que escuche estas frases de Los Salmos entenderá que ellos describen al Profeta (PB). Todos los atributos mencionados en estos versículos estuvieron presentes en la persona del Profeta (PB).

Hemos probado, pues, con certeza y seguridad que los libros divinos mencionan al Profeta Muhammad (PB) y dan la buena nueva sobre su venida. Aunque dichos libros fueron distorsionados tanto y se intentó eliminar los versos más claramente dedicados al Profeta (PB), él brilla claramente en los actuales libros divinos como el sol.


[1] Peygamberimizin Şemaili, Prof.Dr. Ali Yardım, Damla Yayınları.

[2] Darimi, Muqaddima, 10.

[3] Tirmidhi Vol. 3 p. 213; Ahmad bin Hanbal V/218.

[4] Bujari, Anbiya 54, Hudud 12; Muslim, Hudud 8, 9.

Temas İslamicos

In order to make a comment, please login o register
CUESTIONES SIMILARES