¿Es posible ver signos relativos a la existencia de Al-lah mirando al universo?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Es interesante que Dios llame a Sus versos del Corán y a Sus obras en el libro del universo del mismo modo: "ayats" (signos). En el Corán, uno de los signos más mencionados para mostrar la existencia de Al-lah es el cielo. Al-lah llama la atención a menudo hacia el cielo, que todo el mundo ve continuamente y normalmente admira:

“¿Acaso no observan cómo hemos construido y adornado el cielo que hay sobre ellos y que no hay fallos en él?” (50:6)

Lo siguiente se dice en otro verso:

"Y entre Sus señales está la creación de los cielos y la Tierra y las diferencias de lengua y de color entre vosotros. En verdad, en ello hay señales para la gente que conoce". (30:22)

El primer verso nos ordena mirar al universo y meditar. El segundo verso declara que aquellos que reflexionan sobre la creación de los cielos y la tierra y meditan sobre ello verán evidencias con respecto a la existencia de Al-lah. Estos versos fueron revelados hace más de 14 siglos. Ha habido una gran progreso con respecto al conocimiento del hombre sobre el espacio desde entonces. Una nueva rama llamada astronomía se ha desarrollado. No podemos dar toda esta información aquí. Intentaremos conocer cómo leer los signos de Al-lah utilizando toda esta nueva información que hemos obtenido sobre el espacio a través de un ejemplo.

Evidencias de la Existencia de Al-lah en el espacio

Cuando miramos al cielo, parece como una magnífica cúpula; es como la cúpula bañada en oro de este palacio mundano. Desde otro punto de vista, parece como un mar espacial en el que millones de naves espaciales viajan muy rápido. O como una magnífica flota de aeroplanos que son miles de veces mayores que los aviones hechos por el hombre y mucho más rápidos que ellos.

¿Has meditado en alguna ocasión sobre cuántas estrellas hay en el cielo? Ha habido muchos intentos de responder a esta pregunta, pero nadie ha sido capaz de dar una respuesta definitiva. En 2003, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Australia hicieron una estimación utilizando los últimos instrumentos tecnológicos. La figura que ellos hallaron fue de 70.000 trillones (un trillón = 10 elevado a 18) (1)

Según esos mismos científicos, el número de estrellas en el cielo es diez veces mayor que el número de granos de arena que existen en la tierra. Cuando pensamos en esto en la escala del espacio, la lucha por el dominio del mundo nos parece como la lucha de los niños por un grano de arena. Al final, si domináramos todo el mundo, eso no sería ni una décima parte de un grano de arena en la escala del espacio.

¿Qué nos dicen tantas estrellas y planetas cuyo número no conocemos? Al-lah quiere hacernos pensar sobre cómo ellos han llegado a existir y cómo se mueven dentro de un magnífico sistema dirigiendo nuestra atención hacia ellos. Podemos colocar este innumerable número de estrellas en perspectiva a la luz del conocimiento y la experiencia que tenemos. Podemos comprender cómo estos cuerpos celestes han llegado a existir comparándolos con algo hecho por los humanos.

El hombre no ha sido capaz de crear una estrella todavía. Sin embargo, todos los países están tratando de fabricar una estación en miniatura llamada Estación Espacial Internacional combinando sus fuerzas. Podemos comprender, hasta un cierto extremo, cómo las estrellas y los planetas llegaron a existir mirando a este planeta en miniatura hecho por el hombre. Hablamos aquí de miniatura cuando se la compara con este mundo y los planetas. Si el mundo intentara crear otra estación especial, no podría hacerlo porque no dispondría de los cientos o miles de científicos e ingenieros que tuvieran un conocimiento para hacerlo. No tenemos tampoco las fábricas necesarias para producir los equipos necesarios. Es necesario tener un conocimiento avanzado en muchas ramas de la ciencia, como la física, la ingeniería, la biología y las matemáticas con el fin de fabricar este planeta en miniatura. El poder muscular y la maquinaria son también necesarios para poder aplicar este conocimiento. En resumen, el planeta en miniatura es el fruto de un conocimiento de alto nivel y de un gran poder. Entonces, lógicamente los trillones de estrellas y planetas que son mucho mayores y más magníficos que la Estación Espacial Internacional deben ser la obra de un Ser que tiene un conocimiento y un poder ilimitados. (2)

Una persona que mira al cielo cuidadosamente comprueba que él muestra a Al-lah de una forma más brillante que la frase árabe “La il-laha il-la Al-lah” (No hay más dioses que Al-lah) ya que, si el mundo es como un palacio, la luna es nuestra lámpara de noche, el sol es nuestra lámpara brillante y estufa y las otras estrellas son como pequeñas lámparas doradas y decoradas. Entonces, ¿quién fue el que creó estas estrellas, el sol y la luna? El Corán responde a esta pregunta de la manera siguiente:

“Él creó los cielos y la Tierra por medio de la Verdad. Él está muy por encima de aquello que asocian a Él.” (16:3).

“Y ha puesto a vuestra disposición la noche y el día. El Sol, la Luna y las estrellas están sometidas a Su mandato.

En verdad, en ello hay señales para gente que usa su intelecto.” (16:12).

“Ni el Sol puede alcanzar a la Luna, ni la noche adelantar al día y cada uno navega en su órbita.(según la Ley).” (36:40).

“Y el Sol, que se mueve hacia su lugar de descanso por decreto del Todopoderoso, el Sabio.” (36:38).

Los últimos dos versos indican la rotación del sol. La ciencia de la astronomía descubrió que el sol rotaba sólo en el s. XX pero el hecho de que Muhammad (PB), que no podía leer y escribir y que vivió en el s. VI y VII, nos informara de esto hace 14 siglos es una evidencia de su profecía.

Según la moderna astronomía, el sol se mueve a 225 kms por segundo, es decir, a 13.500 kms por minuto y 810.000 kms por hora. Si pensamos en la velocidad a la que se mueven los aviones más avanzados, podemos entender entonces que el sol se mueve cientos de veces más aprisa que el avión más rápido.

En 2005, dos pilotos griegos murieron de frío a causa de la avería del sistema de calefacción del avión en que viajaban, lo que llevó a que el avión se estrellara sobre una montaña en pocos minutos. Entonces, ¿cómo pueden millones de estrellas y planetas miles de veces mayores y más rápidos que los aviones moverse sin chocar y sin caer aunque no tengan pilotos? Cuando comparamos los planetas con los aviones y naves espaciales hechos por el hombre, hallaremos al Ser que, con un conocimiento, poder y sabiduría infinitos, ha creado las estrellas y constantemente las mantiene y controla. Esto es por lo que se declara lo siguiente en el Sagrado Corán:

“En verdad, Dios mantiene los cielos y la Tierra para que no se caigan y si se cayesen nadie podría mantenerlos

excepto Él. En verdad, Él es indulgente, perdonador.” (35:41)

Aunque hemos desarrollado un sistema antimisiles, no podemos hacer nada sino contemplar los “misiles celestiales” que pueden caernos encima desde el cielo.

Evidencias de la Existencia de Al-lah en el Reino de las Plantas

No sólo las estrellas sino todo lo que vemos a nuestro alrededor nos informa sobrre nuestro Señor a través de diferentes lenguas. Los signos más magníficos que nos hablan sobre Al-lah en el planeta azul en que vivimos son las plantas, los animales y los humanos. La “vida”, que es el sello común divino en todos ellos, nos muestra a Al-lah en cada aspecto. Es Al-lah, Que es Al Hayy (el Siempre Vivo) y Al Qayyum (el Subsistente), el Que da la vida y la mantiene. El Corán explica este hecho de la siguiente manera:

“Con ella (el agua) hace Él crecer para vosotros las cosechas, los olivos, las palmeras, las viñas y de todos los

frutos. En verdad, en ello hay una señal para gente que reflexiona”. (16:11)

Este verso declara claramente que las plantas fueron creadas a partir de agua por Al-lah y hay grandes lecciones en esto para aquellos que meditan. La ciencia se muestra de acuerdo en que el origen de la vida está en el agua, pero no ha sido capaz de comprender plenamente qué es la vida. Sin embargo, hay animales vivos y plantas en cada rincón del planeta.

En el año 2004, los botánicos determinaron la existencia de 350.000 especies de plantas. Todas esas plantas son similares y diferentes. Dado que todas ellas están compuestas de átomos, elementos, moléculas y células, todas ellas son similares. No obstante, hay también formas y códigos de ADN distintos. Todas ellas son, pues, diferentes.

No debemos subestimar a las plantas. Ningún hombre puede realizar lo que una planta hace. Si fuéramos a nombrar a las hojas verdes por lo que hacen, sería apropiado llamar a cada hoja "una fábrica de oxígeno y comida". El hombre aprendió un poco de lo que una hoja verde ha estado haciendo durante millones de años sólo a mediados del siglo pasado. El Dr. Calvin recibió un premio Nobel porque explicó una de las capacidades de la hoja verde. (3) En otras palabras, después de hacer esfuerzos durante siglos, sólo unos pocos humanos inteligentes han averiguado algo de lo que las hojas plantas verdes han estado realizando. De este modo, cuando decimos a una persona: "Eres como la hierba", estamos en realidad elogiando a esta persona e insultando a la hierba. Quizás sería más apropiado llamar "hierba" a una persona que sea tan inteligente como para ganar un Premio Nobel.

Las plantas, a las que nosotros despreciamos llamándolas “hierba”, son, en realidad, nuestros sirvientes, que se sacrifican por nosotros. Ellas producen oxígeno, que es nuestra necesidad vital, trabajando constantemente y producen también las necesarias vitaminas y proteínas para nuestro cuerpo. Sacrifican sus vidas para la continuación de las nuestras. Los humanos utilizan más de 40.000 especies de animales y plantas como comida. Los árboles trabajan como enormes fábricas y preparan la comida para nosotros. No apreciamos plenamente el servicio que las plantas nos prestan porque no pensamos en ello. Debido al velo de las causas, atribuimos los frutos a los árboles y los vegetales a las huertas. No apreciamos su real valor. Si intentáramos producir frutas en una fábrica, no podríamos comprar una sola fruta ni por un millón de dólares. La abundancia de comida no muestra que ella carezca de valor; muestra la abundancia de la misericordia del Creador. En realidad, el oxígeno es el elemento más valioso para nosotros. Es gratis, pero es sumamente valioso. (4)

Cada planta, cada fruta y cada vegetal es un extraordinario don divino y un magnífico presente del Señor. Supongamos que una compañía produjera galletas por medio de semillas; cuando plantara las semillas y obtuviera árboles de las galletas, la gente estaría atónita. Esto ocuparía los titulares de la prensa y todos los programas de televisión mencionarían este árbol. Sin embargo, deberíamos estar asombrados también por el hecho de que las semillas actuales produzcan miles de frutos y vegetales y esto no debería verse como algo ordinario.

La ciencia laica y la filosofía irreligiosa ocultan las obras divinas, que son milagros desde todos los aspectos, detrás del velo de la “naturaleza” y el “azar”, haciéndolas parecer como sucesos ordinarios. En cambio, hacen parecer las obras de los seres humanos, que transforman las cosas existentes en otras distintas, como hechos extraordinarios. En el último libro que Él nos envió, Al-lah nos pregunta treinta y una veces:

"¿Cuál, pues, de las bendiciones de vuestro Señor negaréis?" (55:13). Si recuperamos la sensatez y apreciamos el valor de cada don, no podremos negar ninguno de ellos. Sin embargo, si atribuimos estos dones a la naturaleza o al azar negaremos el valor de todos ellos. Los cientos de miles de especies que contienen las vitaminas y proteínas que los animales y humanos necesitan y que son adecuadas para nuestro cuerpo son las evidencias más explícitas de la misericordia de Al-lah. Una persona cuerda puede hallar a su Señor incluso en una simple manzana. La extraordinaria estructura de una manzana, que parece construida con una sofisticada nanotecnología (5) a nivel de átomos, moléculas y células, puede mostrar el conocimiento ilimitado y el poder y la sabiduría de su dueño. Su relación y adecuación al ojo, el gusto, los dientes y el estómago del hombre muestran la misericordia, la compasión y la ayuda infinitas del Señor.

Una persona que utiliza su mente de forma apropiada puede encontrar a su Señor reflexionando sólo sobre una manzana. Aquel que pueda comprender los signos que hay en una manzana también podrá comprender la existencia de Su Señor. Como hemos mencionado antes, no debemos subestimar a una manzana. Es necesario plantar un árbol que contiene células vivas con el fin de producir una manzana. Las personas, que no pueden crear una simple célula, aun menos pueden producir un árbol que contiene miles de millones de células. Suponiendo que alguien lo hiciera, él no podría tener influencia sobre el sol y no podría disponer el calor necesario para que la manzana madure. Podemos enumerar miles de condiciones como éstas, que son necesarias para producir una manzana.

Badiuzzaman Said Nursi expresa de forma concisa lo que queremos decir de la siguiente manera:

"Aquel que crea una manzana debe ciertamente ser capaz de crear todas las manzanas del mundo y traer a la existencia la vasta primavera. De este modo, el que no pueda crear una primavera no podrá crear una simple manzana tampoco, ya que la manzana está hecha en el mismo taller. Por el contrario, el que haga una manzana podrá hacer la primavera. Cada manzana es un ejemplo en miniatura de un árbol e incluso de un jardín o un cosmos. La semilla de la manzana, que lleva dentro la historia de la vida de un enorme árbol, es, desde el punto de vista artístico, tal milagro que el que lo crea será capaz de cualquier cosa". (6)

De este modo, el Corán quiere que pensemos en cómo la comida que injerimos se forma, en lugar de considerarla únicamente como algo que tiene el solo propósito de llenar nuestros estómagos.

“Que el ser humano observe aquello de lo que se alimenta. Cómo derramamos el agua en abundancia. Luego, Nosotros hacemos que la Tierra se abra y hacemos que brote en ella el grano, la uva y los vegetales,

el olivo y la palmera datilera y frondosos jardines y frutas y pastos para disfrute vuestro y de vuestro ganado”. (80:24-32).

Evidencias de la Existencia de Al-lah en el Reino Animal

Cuando miramos a los animales utilizando nuestra mente y conocimiento, podemos decir que cada uno es una "máquina" o "fábrica caminante". El hombre ha hecho grandes progresos al producir aparatos tecnológicos desde la revolución industrial. Estos aparatos no podían ser imaginados hace un siglo, como es el caso de la televisión, los teléfonos móviles y los ordenadores, que se han convertido en parte de nuestra vida diaria.

Puede ser más fácil para nosotros encontrar a nuestro Señor meditando sobre la creación y las habilidades de los animales, que siempre vemos en nuestras vidas, los zoos y los documentales de televisión. El Corán nos informa, mediante el siguiente verso, que hay signos ejemplares en los animales:

"En verdad, en los cielos y la Tierra hay señales para los creyentes. Y en vuestra creación y en los animales que Él ha diseminado hay señales para un pueblo que tiene certeza". (45:3-4)

De hecho, no es difícil ver signos en los animales que nos hablan sobre Al-lah cuando los observamos con cuidado. El Corán describe a aquellos que no creen como ciegos y declara que no podrán ver estos signos a menos que crean y abran sus ojos. Intentemos leer algunos signos en los animales utilizando nuestra mente.

Los científicos han descubierto unos dos millones de especies de animales hasta ahora. Según las investigaciones, esta cifra es sólo el 20% por ciento del total de los animales. Se estima que hay, en total, unos diez millones de diferentes especies de los mismos. (7)

Según lo que los científicos que investigan los animales nos cuentan, incluso un animal muy pequeño es más maravilloso que nuestro más grande producto tecnológico. En otras palabras, cuando comparamos los "los aparatos tecnológicos hechos con el hombre" con los "aparatos tecnológicos divinos", vemos grandes diferencias entre ellos. En el Libro que reveló, Al-lah desafía al hombre, que se siente orgulloso de sus "aparatos de alta tecnología", de la manera siguiente:

"¡Oh, gentes! Se os pone un ejemplo ¡Escuchadle!: "En verdad, aquellos que invocáis en lugar de Dios no crearían ni una mosca aunque se reuniesen todos para ello y si una mosca se llevara algo de ellos no podrían recuperarlo." ¡Qué débiles el pretendiente y el pretendido!" (22:73)

Él hombre no ha podido producir una mosca. No ha sido posible para él el crear ni tan siquiera una pequeña célula de una mosca hasta ahora. Preguntemos entonces, mediante la expresión del Corán:

"¿Fueron ellos creados de la nada o son sus propios creadores?" (52:35)

El maravilloso sistema de los animales indica la existencia de Al-lah tantas veces como el número de especies y quizás como el número de todos los animales que existen; las cualidades de los animales son signos de la sabiduría y misericordia de Al-lah. El Corán expresa esto de la manera siguiente:

“Vuestro Señor es Quien dirige para vosotros las naves en el mar, para que podáis buscar Su favor. En verdad, Él es misericordiosísimo con vosotros”.(16:66)

Es decir, no debemos menospreciar a los animales. No debemos llamar a las personas con las que estamos enfadados “animales” y despreciar a aquellos. Es más apropiado dar a los animales nombres según lo que hacen como “fábricas de leche y carne” para las vacas, ovejas y cabras, “fábricas de huevos y carne blanca” para los pollos y gallinas, “fábrica de seda” para los gusanos y “fábricas de miel” para las abejas. Cuando pensamos en los otros beneficios de estos animales, incluso tales nombres serían insuficientes.

En el verso anterior, Al-lah declara que hay lecciones en los animales domésticos, incluidas las vacas. Una rama separada de la ciencia llamada “medicina veterinaria” fue establecida con el fin de estudiar a los animales. Miles de científicos han estado tratando de comprenderlos, pero no han podido hacerlo todavía.

Así por ejemplo, el Dr. Virtanen, que ha estado tratando de entender como una vaca produce leche, no pudo producir él mismo este producto, pero descubrió cómo obtener más leche de la vaca. Él ganó por ello el Premio Nobel (8). Ahora, yo hago la siguiente pregunta: Si el Premio Nobel fue otorgado a alguien que comprendió lo que la vaca hizo hasta cierto extremo, pero que no pudo producir leche, ¿qué premio merecería entonces la vaca?

Todo el mundo que comprende lo que la vaca hace, hasta un cierto extremo, debería mostrar respeto hacia ella. De hecho, puedo comprender por qué los hindúes adoran a las vacas aunque lo que ellos hacen sea una muestra de incredulidad. Yo creo que considerar a la vaca como un ser ordinario es mucho más sorprendente que adorarla.

La siguiente declaración concisa de Badiuzzaman Said Nursi resume lo que hemos mencionado hasta ahora:

"El colocar los pezones de las vacas, camellos, cabras y ovejas, así como de las madres humanas, en medio de la sangre y excrementos, pero sin que su leche -pura, limpia, agradable y nutritiva- se vea contaminada por ellos y el hecho de inspirar en sus corazones ternura hacia sus crías -lo que es todavía más agradable, dulce y valioso que la propia leche- requiere tal grado tal grado de misericordia, sabiduría, conocimiento, poder, voluntad y cuidado que no podemos decir de ninguna manera que esto es el trabajo de un caótico azar o de la mezcla de elementos o fuerzas ciegas”. (9)

Evidencias de la Existencia de Al-lah en el Hombre

Otra evidencia, quizás la más importante, de la existencia de Al-lah tiene lugar en nuestra esfera interna. Todo el mundo puede encontrar a su Señor al pensar en su propia creación y en los dones que recibe cada día. Las evidencias que el hombre ve en todas las partes del universo son llamadas "objetivas", es decir, evidencias "externas", y las evidencias que él ve y siente dentro de él son llamadas "subjetivas", es decir, "internas". Es más fácil comprender las evidencias internas porque ellas están basadas en la experiencia personal. Desgraciadamente, muchas personas tienen dificultades para ver estas evidencias porque no piensan en sus propios cuerpos. Sin embargo, el Corán atrae nuestra atención hacia las lecciones que proceden de la creación del hombre:

"Y en vuestra creación y en los animales que Él ha diseminado hay señales para un pueblo que tiene certeza". (45:4)

En un período donde no había ninguna tecnología, la creación del hombre es descrita en el Corán como si ella hubiera sido observada a través de un "ultrasonido divino".

"Después, de la gota creamos algo suspendido y, de eso suspendido, una masa parecida a carne picada y de eso, huesos y cubrimos los huesos con carne y entonces creamos otra criatura. Por tanto ¡Bendito sea Dios, el mejor de los creadores!" (23:14)

El científico que observó la creación del hombre a partir de de una gota de agua en el útero humano por primera vez describió lo que él vio como un "milagro". Cabe señalar que incluso los documentales preparados bajo un punto de vista laico han tenido que llamar a este hecho "el milagro de la vida". (10)

La mayoría de las personas olvidan este milagro, que ellas experimentaron en su viaje por la vida, y viven de forma negligente y llena de desagradecimiento, como si hubieran caído del cielo. El siguiente verso del Corán llama las personas conscientes a despertar de ese estado de descuido para poder ver el milagro de su creación:

"¿Acaso no ve el ser humano que le hemos creado de una gota y en cambio él es un discutidor permanente, siempre en abierta oposición?" (36:77)

La creación del hombre por medio de una gota de agua sólo puede ser el trabajo de un Ser que tiene un conocimiento, poder y sabiduría infinitos. Si alguien afirma lo contrario, el deberá probar su alegación creando un ser humano, o sólo una célula humana, a través de una gota de agua. El Corán ha desafiado a los incrédulos con respecto a este tema durante 14 siglos. (11) Nadie ha podido responder a este desafío hasta ahora a pesar de disponer de la última tecnología. Esto demuestra que el Corán es un Libro divino y que Al-lah es el creador de todos los seres vivos.

La creación del hombre es un milagro. Del mismo modo, el alimento del recién nacido a través de la leche generada en el pecho de su madre es un tipo diferente de "milagro de misericordia". La mayoría de nosotros lo vemos como un milagro ordinario. Supongamos que, en lugar de la leche, fuera zumo de naranja el que saliera de los pechos de las madres. ¿Qué haríamos? ¿No estaríamos atónitos y hablaríamos de esto a todo el mundo? Ello sería definitivamente noticia de primera plana en los informativos. Sin embargo, el hecho de que sea leche lo que salga es aún un milagro mucho más sorprendente. Los científicos aconsejan a las mujeres que alimenten ellas mismas a sus bebés dado que ellos no han podido encontrar nada que pueda reemplazar plenamente a la leche materna.

Como hemos visto en el ejemplo de la luche materna, todo es extraordinario y milagroso, pero nos parece normal porque siempre lo hemos visto. Aquellos que abrimos el "ojo de la mente" con cuidado podemos ver los actos milagrosos y a su Hacedor por detrás del "velo de lo ordinario".

Quiero ofrecer otro ejemplo vinculado a las evidencias internas. Cuando una persona piensa en su propio cuerpo, puede ver signos que indican la existencia de su Señor. Cada órgano de nuestro cuerpo, su disposición y funcionamiento magníficos, su orden y otros inmunerables signos de sabiduría y beneficios nos muestran a un Ser que tiene un conocimiento, sabiduría, misericordia y poder infinitos. Quiero deciros algo que he experimentado recientemente y que deja claro lo que quiero decir. Fui a un dentista muy experimentado que se había graduado en la escuela de dentistas. ¿Por qué fui a un dentista y no a un hombre cualquiera? La respuesta es simple: porque el mejor material para los dientes no es algo muy fácil de encontrar. Tampoco lo es el amoldarlo para que guarde una armonía con mis otros dientes y el colocarlo en mi boca. No todo el mundo puede hacerlo. Una persona ordinaria no tiene suficiente conocimiento en este campo y tampoco tiene las herramientas necesarias para hacerlo.

Ahora, comparemos los "dientes hechos por el hombre" con los "otros dientes": ¿Cuáles son mejores? ¿Cuáles son más sólidos? ¿Cuáles son más perfectos? Por supuesto, los otros. El ejemplo más claro de ello es que ningún dentista dice: "Déjame quitar todos tus dientes e implantar otros, tecnológicamente maravilloso, en lugar de los que tienes?

Ahora, pensemos en esto cuidadosamente. "Los dientes hechos por el hombre" pueden ser producidos a través de una alta tecnología y poder. Emtonces, ¿pueden los otros dientes que son mucho mejores que los fabricados por el hombre ser formados por sí mismos o mediante una coincidencia? ¿Pueden ser ellos el trabajo de fuerzas naturales que están privadas de conocimiento y consciencia y que carecen de inteligencia?

De este modo, cada diente nuestro que no está hecho por el hombre nos informa sobre Al-lah. Dado que los dientes, que se encuentran entre las partes más simples de nuestro cuerpo, nos informan así sobre nuestro Señor, me remito a vuestra inteligencia para reflexionar acerca de lo que los otros cientos de órganos, como el ojo, el oído o el cerebro, nos dicen sobre Al-lah.

Podemos resumir lo que hemos escrito hasta ahora de la manera siguiente:

Nuesro Señor ha convertido el universo en un libro magnífico y nos informa sobre Él Mismo a través de las palabras (signos) que forman los innumerables seres vivientes y no vivientes que Él escribió en él.Él tradujo este libro a través del Sagrado Corán y nos enseñó cómo leerlo a través de Muhammad (PB), que es un gran profesor. Cuando nos quitamos las gafas oscuras del “azar” y la “naturaleza” y leemos el libro del universo a través de las gafas transparentes que el Corán nos da, podemos ver a nuestro Señor, observar Sus actividades y meditar sobre Su sabiduría en todo lo que leemos. Podemos así conocerle a través de sus innumerables obras perfectas y amarle a través de sus dones infinitos.

"11 Eylül’e Rağmen Amerika’da Yükselen İslam” (El Islam crece en América a pesar del 11 de Septiembre) de Nesil Yayınları

Notas al pie de página:

(1) Puedes acceder al artículo mencionado en el texto a través del siguiente link: http://www.cnn.com/2003/TECH/space/07/22/stars.survey/

(2) Lo siguiente se declara en un verso del Corán: “Y si les preguntas a ellos: “¿Quién ha creado los cielos y la Tierra?” seguro que dicen: “¡Al-lah!”.” (31:25) La palabra “ellos” es usada para referirse a los incrédulos en este verso. Él llama la atención sobre dos puntos importantes. En primer lugar, es más apropiado comenzar citando la creación de los cielos y la tierra, que son los mayores signos, cuando hablas a los incrédulos sobre Al-lah. En segundo lugar, ni siquiera los incrédulos pueden explicar la maravillosa y gloriosa creación de los cielos y tierra; cuando ellos piensan con detalle en esto, tienen que decir: “Al-lah”.

(3) http://nobelprize.org/nobel_prizes/chemistry/laureates/1961/calvin-bio.html

(4) En el sistema de libre mercado, los precios son determinados por la oferta y la demanda, no por el valor real de los bienes y servicios. El hecho de que el oxígeno, que es vital para el hombre, sea gratis no muestra que él carezca de valor, sino que es abundante; de este modo, nadie paga por él. Es un error que la gente evalúe los bienes y servicios en base al precio de mercado. De hecho, muchas cosas que no son compradas y vendidas en el mercado son muy valiosas.

(5) Examinando la materia en su dimensión atómica o molecular y revelando sus nuevas propiedades.

(6) “Tú satisfaces tus necesidades de comida, bebida y ropa en la tienda de la tierra. Si pagaras dinero por estos bienes gratuitos del divino tesoro, no podrías comprar ni una granada debido al gasto de esfuerzo y tiempo. Se entiende, por las cosas finas que contiene la granada -bordados, arte, aroma, gusto y sabor-, que esta fruta es el trabajo de un Hacedor que crea con facilidad y no requiere un contacto físico. (Badiuzzaman Said Nursi, Hubab Risalesi, Mesnevi-i Nuriye).

(7) Hay científicos que estiman que el número de especies animales es de 100 millones. http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/4013719.stm

(8) Dr. Virtanen recibió el Premio Nobel en Química en 1945 por sus trabajos relativos al incremento de la producción de leche en las vacas.

(9) Badiuzzaman Said Nursi, 7. Şua (7º Rayo), Ayetü’l-Kübra Risalesi.

(10) El prestigioso documental denominado “El Milagro de la Vida”, producido por NOVA, es un claro ejemplo de ello.

(11) Puedes leer como Thomas, un ateo, es silenciado por el desafío del Corán en el libro “Rabbini Arayan Thomas” (Thomas busca a su Señor) de Nesil Yayınları.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 5 times
In order to make a comment, please login o register
CUESTIONES SIMILARES