¿Fue difundido el Islam por la guerra o fue transmitido por la palabra?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Es necesario, en primer lugar, responder a las preguntas ¿quién es el Profeta? y ¿cuál es su deber? con el fin de evaluar el concepto de yihad de manera correcta. Mientras hace caminar a toda la gente hacia el reino del Más Allá, Al-lah Todopoderoso envió a sus profetas para guiar a las personas en su viaje que les llevará al Paraíso o el Infierno. El primer deber de estos mensajeros es hacer que la gente conozca a Al-lah y enseñarles a adorarle, a conocer lo que es halal y haram y a agradecerle Sus infinitos dones.

El Profeta Muhammad (PB), que es el último profeta, cumplió este deber perfectamente. Él informó a la gente sobre Al-lah en Meca, les enseñó Sus órdenes y prohibiciones y les dijo que adorar a los ídolos significa asociar otros a Al-lah. Él mostró paciencia ante todo tipo de crueldad y opresión de los no creyentes, que se opusieron a su mensaje durante 13 años en Meca, y luego emigró a Medina siguiendo las órdenes y con el permiso de Al-lah. Él continuó llevando a cabo su deber allí. Los politeístas, que querían impedirle cumplir su deber elevado, continuaron atacándole en Medina también, pero no pudieron impedir que el Islam fuera adoptado por los habitantes de esta ciudad.

Una importante característica del Profeta del final de los tiempo, que viene mencionada en todos los libros divinos, es que él era el “sahib as saif” (el propietario de la espada), es decir que junto con la guía espiritual, él recibió permiso para luchar (cuando se le impedía la transmisión de su mensaje). Algunos profetas del pasado, por ejemplo Daúd (David) y Suleiman (Salomón) apoyaron también su yihad espiritual con sus espadas cuando fue necesario.

Cuando la historia es examinada de una forma objetiva, se ve que el principal factor que hizo al Islam influir en los corazones y los espíritus no fue la guerra sino la transmisión del mensaje, es decir, lo cual se hizo informando a la gente acerca de las realidades del Islam y mostrándoles su belleza. Los historiadores se muestran de acuerdo en que hubo dos grupos de personas que tuvieron una mayor participación en la difusión del Islam. El primero fueron los sabios y maestros que dedicaron su vida a enseñar el Islam y que emigraron a países distantes para hacerlo. El segundo fue el de los comerciantes que se fueron a algunos países a hacer negocios y mostraron, al mismo tiempo, la belleza del Islam a la gente que vivía en ellos.

Los siguientes versos muestran claramente que el Islam se difunde por la palabra y no por la guerra:

“No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío.” (2:256).

“¡Amonesta, pues! Tú eres sólo un monitor, no tienes autoridad sobre ellos.” (88:21-22)

Existen muchas evidencias que demuestran que el Islam se difundió a través de la transmisión del mensaje por medio de la palabra. Mencionaremos algunas aquí: cuando el Profeta (PB) comenzó a transmitir el Mensaje del Islam en Meca, él no tenía medios materiales o poder. Aunque todos los politeístas allí le eran hostiles, él conqustó los corazones de la gente mediante la transmisión del mensaje mediante la palabra y la persuasión. Muchas personas, incluyendo Abu Bakr y Omar, se convirtieron en musulmanes de esta forma y declararon a todos que el Islam era un poder invencible. Si los Compañeros hubieran querido, ellos podían haber matado a todos los politeístas del Quraish en Meca, comenzando por Abu Yahl, durante la noche. Sin embargo, no lo hicieron. Ellos continuaron predicando el Mensaje del Islam y soportando todo tipo de problemas y dificultades sin recurrir a la violencia.

Los musulmanes que habían emigrado a Medina antes que el Profeta convirtieron a varias personas al Islam allí a través de la transmisión del mensaje y la invitación al Islam a sus habitantes. De este modo, los fundamentos del Islam fueron establecidos mediante la prédica de la religión tanto en Meca como en Medina.

En los años siguientes, el Islam se asentó firmemente en Medina. Los politeístas de Meca aceptaron a los musulmanes como un poder y firmaron un tratado con ellos en Hudaybiya. La duración del tratado era de diez años, pero duró dos años porque fue violado por los politeístas de Meca. Sin embargo, el número de personas que adoptaron el Islam durante estos dos años fue mayor que el número de personas que habían abrazado la religión durante los veinte años que habían transcurrido desde el surgimiento del Islam.

En los siglos siguientes los mongoles pusieron fin al Califato Abasida, que tenía su sede en Bagdad. Ellos incendiaron y destruyeron algunos lugares islámicos. Sin embargo, tras un período, ellos se convirtieron al Islam por su propia voluntad. Es un hecho histórico que la espada no jugó ningún papel en la conversión de los mongoles al Islam.

La difusión del Islam en Indonesia, Malasia y África tuvo lugar asimismo mediante la transmisión del mensaje y no a través de la violencia, ya que nunca hubo batallas allí.

Tras esta breve mirada a la historia, echemos un vistazo al momento actual. Los musulmanes perdieron su poder material en hace dos siglos, pero el Islam continuó su difusión y su desarrollo a nivel espiritual. La mayoría de las personas que se han convertido al Islam en los países europeos, especialmente en Alemania y el Reino Unido, y en EEUU, son personas de un alto nivel cultural. La mayoría de ellos han adoptado el Islam tras haberlo examinado por encima debido a la atracción que han sentido por él, sin ni siquiera haber estudiado el mensaje en su totalidad.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 23 times
In order to make a comment, please login o register