¿Por qué Dios prohíbe consumir alcohol y carne de cerdo y no otras cosas más importantes como las guerras?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Nosotros podemos decir lo siguiente: los decretos impuestos por Al-lah son reflejos de Su conocimiento y sabiduría infinita. En principio, todos los decretos tienen un valor por sí mismos. Ningún decreto divino puede ser sacrificado por otro a menos que exista una necesidad.

Asi por ejemplo, la existencia de la guerra no convierte al alcohol y a la carne de cerdo en halal. La persona que formule objecciones a eso debería saber que si bebe alcohol en su casa la guerra no terminará por ello y la paz no será alcanzada. Si él piensa así por razones humanitarias, debería saber que el beber alcohol en las mesas divirtiéndose mientras que muchas personas mueren en la guerra puede ser considerado también contrario al humanismo y a la ética.

Del mismo modo, el consumir carne de cerdo no contribuye a la paz en modo alguno.

Además, Al-lah ha tratado el tema de las guerras. Al-lah nos ordena no luchar, excepto si somos agredidos, y hacer la paz como viene reflejado en el Corán y los hadices de Su Mensajero.

He aquí algunos versos:

“¡Creyentes! ¡Entrad todos en la Paz y no sigáis los pasos del Demonio! Es para vosotros un enemigo declarado.” (2:208)

“Si se mantienen aparte, si no combaten contra vosotros y os ofrecen someterse, entonces no tendréis justificación ante Alá contra ellos.” (4.90)

“Por esta razón, prescribimos a los Hijos de Israel que quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad.Y que quien salvara una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de toda la Humanidad. Nuestros enviados vinieron a ellos con las pruebas claras, pero, a pesar de ellas, muchos cometieron excesos en la tierra.” (5:32)

El verso que sigue permitió a los musulmanes luchar, por primera vez, 15 años después de la primera revelación:
“Les está permitido luchar a quienes son atacados, porque han sido tratados injustamente. Al-lahes, ciertamente, poderoso para auxiliarles”. (22:39)

Los creyentes fueron maltratados y torturados por los incrédulos durante 15 años: 13 años en Meca y 2 años en Medina. Sin embargo, no les fue permitido luchar porque el Islam es una religión de paz. La palabra Islam se deriva de la palabra “salam”, que significa paz. De este modo, cuando Al-lah permitió a los musulmanes luchar por primera vez, Él utilizó palabras suaves, no extremas, como por ejemplo:

a. En lugar de una expresión extrema como “lucha inmediatamente”, la frase dice “les está permitido luchar”. Es decir, se da un permiso para luchar pero no se dice “se les ordena la lucha”. Ésta es una expresión suave y misericorde.

b. Del mismo modo, el hecho de que se utilice una expresión pasiva como “les está permitido luchar” en lugar de una expresión activa como “os permito luchar” indica que la guerra es algo no deseado en el Islam, a menos que se convierta en una necesidad.

c. Los musulmanes no recibieron el permiso para luchar cuando querían hacerlo sino que el permiso les fue concedido a condición de que fuera declarada una guerra contra ellos, lo cual es una clara evidencia de que la guerra no es un objetivo real en el Islam. La expresión “porque han sido tratados injustamente” en el mencionado verso es otra indicación de este hecho.

d. Además, el hecho de que la razón para el permiso de luchar se mencione en esos términos “porque han sido tratados injustamentte” indica que los musulmanes no pueden declarar la guerra a sus enemigos con pensamientos imperialistas y sin ninguna razón

La primera guerra que se produjo tras ese permiso fue la Batalla de Badr. Los politeístas llegaron a Medina procedentes de Meca y se dirigieron al lugar llamado Badr, cerca de la primera. La expresión “Al-lah es, ciertamente, poderoso para auxiliarles”, que es la última parte del verso, es como el destello de un milagro que da la buena noticia sobre el futuro y expresa claramente que los incrédulos serán derrotados por los creyentes.

En lo que respeta a la pregunta: “¿Por qué Al-lah no detiene las guerras?” la respuesta es muy simple:

Al-lah creó este mundo como un lugar de prueba para probarnos y Él prueba a la gente en él. Él dio a las personas una libre voluntad, que ellos pueden utilizar como deseen, y el poder de usarla libremente de tal modo que una prueba justa tenga lugar. Todo el mundo es probado de la misma forma.

De este modo, Al-lah no impide que los que quieren hacer buenas acciones y los que quieren hacer malas acciones las hagan. De otro modo, habría castigado a los que beben alcohol por eliminar sus mentes reduciéndolos al nivel de los animales y habría transformado a los que comen cerdo en cerdos. Él habría eliminado a los crueles asesinos que se rebelaron contra él y habría cortado las lenguas que profieren perversas palabras.

De este modo, él no se inmiscuye con la gente malvada porque esto es necesario para la justicia de la prueba.

Sí. Tanto el Paraíso como el Infierno piden gente

El Paraíso no es fácil de obtener. El Infierno no es innecesario.

La conciencia real de la humanidad dice: ¡Larga vida al Paraiso!” para los oprimidos y “¡Larga vida al Infierno!” para los opresores.

El hecho de que haya opresores y oprimidos en el lugar de la prueba que es este mundo y de que los opresores vivan y mueran en medio de la riqueza y que los oprimidos vivan y mueran en la pobreza prueba la existencia de un gran juicio que mostrará la justicia infinita de Al-lah en el Más Allá.

Temas İslamicos

Autor:
Temas İslamicos
Subject Categories:
Read 11 times
In order to make a comment, please login o register
CUESTIONES SIMILARES