¿Qué es el estado de fatra (interregno), que afecta a la gente que no conoció el Islam ni otras religiones divinas? ¿Irán ellos al Infierno porque murieron sin tener ninguna creencia?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Fatrah (interregno) significa pausa e intervalo. En términos religiosos se refiere al tiempo que existe entre dos profetas.

En un hadiz mencionado en Bujari, fatra se refiere al tiempo que hubo entre el Profeta Jesús y el Profeta Muhammad (que la Paz y Bendiciones sea sobre ellos). (1).

Se entiende en algunos versos que los árabes conocían antes del Islam bastante poco sobre los profetas que fueron enviados a los otros pueblos. En el Corán se menciona que los árabes idólatras decían: “Si nuestro Señor hubiera querido, habría enviado de lo alto a ángeles. (41:14), y, de este modo, ellos sabían poco sobre la profecía y sobre las religiones auténticas.

Aunque los árabes conocían a Abraham como profeta, ellos creían que su profecía estaba limitada a su propio tiempo. Debido a los 3.000 años que pasaron entre el Profeta Abraham y el Profeta Muhammad (que la Paz y Bendiciones de Dios sean sobre ambos), no había muchos que conocieran los decretos religiosos transmitidos por el Profeta Abraham.

Los sabios del Islam dividen a los ahl-al fatrah (los que viven en el tiempo de los intervalos) en tres categorías:

1 - Aquellos que aceptaron la existencia y unidad de Al-lah utilizando su razón e intelecto, como Qus bin Saida y Zaid bin Amr, el padre de Said bin Zaid, a los que se dio la buena nueva de que irían al Paraíso.

2 – Aquellos que rechazaron la creencia en un solo Dios y aceptaron la idolatría y aquellos que inventaron una religión propia y reunieron a gente a su alrededor. Entre ellos estuvo Amr bin Luhay, que inició la idolatría entre los árabes, así como otros idólatras.

3 – Aquellos que no tenían una creencia positiva o una creencia supersticiosa y que no fueron ni creyentes ni idólatras, que pasaron su vida en un estado de ignorancia y no pensaron sobre estos temas. En la Era de la Yahiliyya (el tiempo de la ignorancia que existía antes del Profeta) había tales personas también.

Entre estas tres categorías, los que pertenecen a la segunda irá al Infierno porque fueron idólatras. Aquellos que caen en la tercera categoría no serán gente del Infierno ya que ellos eran verdaderamente gente de fatrah. Esto es porque no les llegó un profeta que les hubiera transmitido lo que era correcto y erróneo y ellos no mostraron señales de incredulidad, así que ellos están entre aquellos que serán salvados. Todos los sabios de Ahl as Sunnah (la principal creencia islámica) se muestran de acuerdo sobre eso. (2)

Qus bin Saida y Zaid bin Amr mencionaron que los miembros la primera categoría serán resucitados en el Más Allá individualmente como una ummah (comunidad) separada, ya que ellos creyeron en la existencia de Al-lah y en Su unidad, aunque no formaron parte de la comunidad de ningún profeta, ya que ninguno les fue enviado y ellos no alcanzaron el tiempo del Profeta Muhammad (PB). Ellos son la gente de la salvación y salvaron sus almas eternas debido a su fe. Cuando sean resucitados estarán presentes en el Lugar de la Reunión en el Día del Juicio “como una comunidad de una sola persona”. Ellos son personas excepcionales y Al-lah derramará sobre ellos favores y benevolencia.

Resulta obvio que la gente de la fatrah no son responsables del cumplimiento de los actos de adoración y la obediencia a los decretos religiosos. Sin embargo, existe un desacuerdo entre dos escuelas de Ahl as-Sunnah, los maturidíes y los asharíes, sobre si ellos eran responsables de creer o no. Según los maturidíes, esas personas debían hacer uso de la razón e intelecto que Al-lah les dio y, de este modo, debían comprender la existencia de Al-lah al contemplar los cielos y la tierra y lo que hay entre ellos.

Por su parte, los asharíes creen que la gente de fatrah no están obligados a creer en Al-lah. Esto es porque a ellos no les fue enviado un profeta. Al-lah dice en el Corán: “Nadie cargará con la carga ajena. Nunca hemos castigado sin haber mandado antes a un mensajero.” (17:15). Así pues, ellos no merecen el castigo por no haberles sido enviado un profeta.

Badiuzzaman, un sabio islámico que vivió y publicó sus obras en el s. XX, menciona el mencionado verso como prueba y dice:

“Las personas que vivieron en un tiempo entre profetas están entre los que se salvarán. Ha sido declarado de forma unánime que ellos no serán castigados por sus errores en temas secundarios. Según el Imam Shafi´i y el Imam Ashari incluso si fueron negadores y no creyeron en los fundamentos de la religión, ellos se encontrarán aún así entre los salvados, ya que la responsabilidad ante Dios se adquiere mediante el envío de los profetas. Cuando los profetas son enviados, se establece entonces una responsabilidad que proviene del conocimiento de su misión. Dado que el descuido y el paso del tiempo oscurecieron las religiones de los antiguos profetas,  la gente de aquel tiempo no recibió el mensaje y las pruebas. Si obedecieron a la antigua religión, ellos recibirán una recompensa. Si no lo hicieron, no serán tampoco castigados, ya que ella estaba oculta y no podía ser una prueba”. (3)

El Imam Gazali, un importante sabio islámico, divide a la gente que ha vivido después de la profecía de Muhammad (PB) en tres categorías:

1 – Aquellos que no han oído hablar del mensaje del Profeta ni fueron informados sobre él. Ellos se encuentran entre la gente de la salvación e irán al Paraíso.

2 – Aquellos que oyeron hablar del mensaje del Profeta, los milagros que realizó y su elevada ética, pero no creyeron en él. Este grupo de personas se expondrá definitivamente al tormento.

3 – Aquellos que oyeron el nombre del Profeta, pero no escucharon nada excepto la propaganda negativa y nadie les dijo la verdad y les animó a creer en él. Por esta razón, ellos fueron indiferentes. Se puede esperar que estos también estén entre la gente de la salvación y vayan, pues, al Paraíso.

Badiuzzaman declara que al final de los tiempos, se vivirá un tipo de fatrah y señala los tipos de personas inocentes que mueran en guerras en todo el mundo estarán entre la gente de la salvación. Badiuzzaman dice:

“Al final de los tiempos (ajir zaman) existirá un velo de indiferencia hacia la religión, y la religión de Muhammad (PB) en particular, hasta un grado de fatrah, y al final de los tiempos la auténtica religión del Profeta Jesús reinará. Las calamidades sufridas por los cristianos que siguieron al Profeta Jesús son un tipo de martirio para ellos. (4)

Referencias:

1. Bujari, Manaqibu'l-Ansar: 53.
2. Tayrid-i Sarih trns, 4:544.
3. Cartas (Mektubat), 360-361.
4. Kastamonu Lahikası, p. 77.

Temas İslamicos

In order to make a comment, please login o register