¿Qué es un hadiz? ¿Qué diferencia hay entre un verso coránico (ayah) y un hadiz?

The Answer

Dear Brother / Sister,

Un verso significa una frase cuyo principio y final son obvios en el Corán. Cada verso del Corán es un milagro. Cada verso es una evidencia de la honestidad del Profeta que lo transmitió y una lección ejemplar para aquellos que piensan, contemplan y meditan. Cada verso es “algo extraño” porque es un milagro y tiene un valor incomparable.

Los hadices son las palabras y actos del Profeta. Su conjunto constituye la Sunnah, que recoge sus cualidades morales y humanas expresadas en palabras o escritos. En este sentido, el “hadiz” es sinónimo de la “Sunnah”.

La palabra “hadiz” comenzó a ser usada como nombre general para las noticias sobre el Profeta en el curso del tiempo.

El Mensajero de Al-lah no sólo transmitió la revelación que él recibió de Al-lah a la gente sino que también la explicó y la puso en práctica durante su propia vida, siendo un ejemplo concreto para sus seguidores. De este modo, él fue llamado también el Corán viviente.

Los sabios islámicos generalmente consideran que los hadices vinculados a los temas religiosos fueron revelados al Profeta por Al-lah y muestran el siguiente verso como prueba:

“No habla por propio impulso. No es sino una revelación que se ha hecho”. (5:3-4).

Además, ellos dicen que la palabra “hikmah” (sabiduría) mencionada en el siguiente verso significa “sunnah”:

“Al-lah ha agraciado a los creyentes al enviarles un Enviado salido de ellos, que les recita Sus aleyas, les purifica y les enseña la Escritura y la Sabiduría. Antes, estaban evidentemente extraviados.” (3:164)

En realidad, algunas narracciones transmitidas por el Profeta y sus Compañeros recogen esta verdad. Se ha transmitido que el Mensajero de Al-lah dijo:
“Me fue dado el Libro y lo que es similar a él (la Sunnah)” (Abu Daud, Sunan, II, 505).

Hassan Ibn Atiyya realizó la siguiente explicación sobre este tema: “Yibril trajo y enseñó la Sunnah al Mensajero de Al-lah del mismo modo que trajo y enseñó el Corán”. (Ibn Abdilbarr, Jamiu'l Bayani'l-ilm, II, 191).

Como se desprende estos versos y hadices, el Corán y la Sunnah son lo mismo en términos de ser revelaciones hechas al Mensajero (PB) por Al-lah. Sin embargo, el Corán difiere de los hadices porque es imposible producir algo como él en términos de significado y palabras. El Corán está conservado en un escrito impreso en la Tabla Preservada (Lauh al Mafuz) y ni Yibril ni el Profeta puede efectuar cambios en él. El hadiz no fue revelado como palabras, así que no es milagroso, como lo son las palabras del Corán. Es permisible transmitirlo, pero sólo con su significado, mientras que éste no sea cambiado.

Como fuente del fiqh basada en la revelación, los hadices, en términos de comparación con el Corán y de los decretos que traen, pueden ser clasificados de este modo:

1. Algunos hadices confirman los mandatos que el Corán ha traído. Por ejemplo, los hadices que prohíben la desobediencia a los padres, prestar falso testimonio y cometer suicidio.

2. Algunos hadices explican y complementan los mandatos que el Corán ha traído. La realización de las oraciones, el hacer el hayy y el dar zakat están ordenados en el Corán, pero éste no explica cómo deberían ser realizados. Nosotros aprendemos a llevar a cabo estas obligaciones mediante los hadices.

3. Algunos hadices imponen mandatos sobre temas que el Corán no menciona. Los hadices que prohíben comer la carne de asnos domésticos y aves rapaces y que establecen decretos sobre los diyahs (compensación por sangre) etc son ejemplos que muestran que ellos pueden ser una fuente legislativa independiente.

Lo que hemos declarado hasta ahora muestra el lugar del hadiz (Sunnah) en la religión del Islam. El hecho de que es necesario dar importancia a la Sunnah del Profeta, como fuente que viene inmediatamente después del Corán, y actuar en concordancia con ella está ordenado por expresiones claras de Al-lah y Su Mensajero Muhammad (PB). Los siguientes versos con respecto a este tema están presentes en el Corán:

“Di: “Si amáis a Al-lah ,¡seguidme! Alá os amará y os perdonará vuestros pecados”. (3:31)

“Di: "¡Obedeced a Al-lah y al Enviado!" Si vuelven la espalda,... Alá no ama a los que rechazan la fe”. (3:32)

“¡Y obedeced a Al-lah y al Enviado!; Quizás, así, se os tenga piedad”. (3:132)

“Si el Enviado os da algo, aceptadlo. Y, si os prohíbe algo, absteneos”. (59:7)

Como se ve en estos versos, la obedicencia al Mensajero de Al-lah (PB) es mencionada junto con la obediencia a Al-lah. Se declara claramente incluso que la obediencia al Profeta (PB) significa la obediencia a Al-lah.

En un hadiz, el Mensajero de Al-lah dijo: “Conoce muy bien que se me ha dado el Corán y lo que es similar a él (la Sunnah). Llegará el tiempo en que un hombre tumbado en su sofá diga: Conservad el Corán y lo que en él se declare como permitido, consideradlo permitido, y lo que en él se declare prohibido, tratadlo como prohibido. Indudablemente, lo que el Mensajero de Al-lah declara haram es algo que Al-lah ha hecho haram”. (Abu Daud Sunnah, 5; Ibn Mayah, Muqaddima, 2; Ahmad b. Hanbal, Musnad, IV,131)

Temas İslamicos

In order to make a comment, please login o register
CUESTIONES SIMILARES